mundo - Alemania Alemania
lunes 14 de marzo de 2016

Cierre de rutas bloquea a miles de migrantes en un superpoblado campamento griego

Los trabajadores humanitarios describieron las escenas de desesperación que se desarrollaron en el abarrotado campamento en Idomeni, Grecia, donde una severa falta de refugio fue empeorada la semana pasada, cuando en un solo día llovió la cantidad que llueve en un mes, según una agencia de refugiados de la ONU.

Hasta 14.000 migrantes están varados en condiciones funestas en un enlodado campamento de tránsito en la frontera con Grecia después de que Macedonia le cerrara las puertas a los refugiados, sellando así la principal ruta de migración hacia Europa Occidental.

Los trabajadores humanitarios describieron las escenas de desesperación que se desarrollaron en el abarrotado campamento en Idomeni, Grecia, donde una severa falta de refugio fue empeorada la semana pasada, cuando en un solo día llovió la cantidad que llueve en un mes, según una agencia de refugiados de la ONU.

La mayoría de las personas que se encuentran en el campamento, más o menos el 40% de quienes son niños, sufren de problemas respiratorios, añadió la agencia.

Los funcionarios griegos, quienes quieren que el campamento se cierre debido a las condiciones poco seguras, ahora enfrentan el desafío de tratar de mover a miles de migrantes desesperados.

"Viven en el lodo", dijo George Kiritsis, portavoz del equipo de respuesta a la crisis de refugiados del gobierno griego.

"Es difícil alimentar y mantener a las personas desde el punto de vista médico".

La multitud quedó varada por la decisión de Macedonia de cerrar su frontera a los migrantes el miércoles.

El cierre se produjo luego de decisiones similares tomadas por otros países a lo largo de la llamada ruta occidental de los Balcanes, el camino por tierra que cientos de miles de migrantes toman, quienes han entrado a Europa desde Turquía, a través de Grecia, en su recorrido hacia los destinos "deseables" al norte de Europa, como Alemania y Suecia.

La canciller alemana Angela Merkel criticó la medida en una entrevista con una estación de radio pública alemana el jueves, y la describió como una acción unilateral que puso demasiada presión sobre Grecia, donde hasta 42.000 migrantes ahora se encuentran atrapados sin una ruta hacia adelante a través de Europa.

En lo que las autoridades dijeron que fue una decisión colectiva, Eslovenia, Croacia y Serbia han cerrado sus fronteras a partir de la medianoche del martes a los migrantes que no tengan visas o la autorización adecuada para seguir recorriendo la ruta.

"Serbia no puede permitirse el lujo de convertirse en un centro de acopio para los refugiados", le dijo el Ministerio del Interior de Serbia a CNN en un correo electrónico.

La medida le pone fin al enfoque de "dejarlos pasar" que había surgido desde el inicio de la crisis de migrantes en Europa, y regresa a los controles fronterizos tradicionales, dijeron los funcionarios.

Merkel le dijo a la estación de radio alemana MDR que el cierre de la ruta no soluciona el problema, y solo pondría a Atenas "en una situación muy difícil".

Ella reiteró sus llamados para que se diera una respuesta unificada por parte de Europa a la crisis.

Aumenta el número de personas varadas en Grecia

Los cierres habían sido señalados al final de una cumbre de emergencia entre los jefes de gobierno de la UE y Turquía el lunes, cuando los líderes declararon que la ruta occidental de los Balcanes sería cerrada para los migrantes, lo que le pondría fin a la migración irregular hacia Europa.

Los gobiernos han estado reforzando las restricciones fronterizas a lo largo de la ruta durante semanas antes de la decisión; Macedonia, por ejemplo, le había negado la entrada a todos menos los sirios o iraquíes, y solo permitía que unos cuantos cientos entraran al día.

Pero al otro lado de la frontera entre Grecia y Macedonia, los migrantes siguen llegando desde Turquía, a un ritmo de 1.800 personas al día el mes pasado.

Más de 3.300 llegaron a Grecia por mar el miércoles solamente, dijo la agencia de refugiados de la ONU.

Debido a que a los migrantes se les negó la posibilidad de seguir viajando hacia Europa, algunos observadores han advertido que Grecia corre el riesgo de convertirse en un enorme campo de refugiados.

'Enfoque suave' para despejar el campamento abarrotado

Ellos temen ver escenas como las que se desarrollan en Idomeni, donde hasta 14.000 refugiados han quedado varados en un campamento que solo está equipado para albergar a 2.400, dijo la agencia de refugiados de la ONU.

El campamento no tiene suficiente alojamiento, higiene e iluminación, y las mujeres y niñas ahí son particularmente vulnerables a abuso cuando el sol se pone, dijo el Comité Internacional de Rescate.

Kiritsis, el portavoz del Organismo de Coordinación para el Manejo de la Crisis de Refugiados, dijo que los funcionarios estaban asumiendo un "enfoque suave" al animar a los migrantes a que voluntariamente se dirijan al sur del país, donde hay mejores instalaciones.

Esa táctica fue mejor que el intento de retirarlos por la fuerza, dijo.

"La mitad son mujeres y niños. No vamos a hacer eso", dijo. "Tratamos con volantes y traductores. Entendemos que tomará un poco de tiempo entender que no se van a mover".

Más de 1 millón de llegadas

Los líderes europeos se enfrentan a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial: más de 1 millón de personas han entrado a territorio de la UE desde el inicio de 2015.

La mayoría ha llegado mediante redes de tráfico para cruzar el mar Egeo, que separa Turquía y Grecia; más de 400 migrantes han muerto en ese recorrido en lo que va del año.

La mayoría de los migrantes son de Siria, donde la guerra civil ha creado más de 4 millones de refugiados.

Fuente: CNN

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas