mundo mundo
martes 14 de febrero de 2017

China se apresta para mandar al espacio su "buque celestial"

El carguero espacial Tianzhou-1, que significa "buque celestial", multiplicará la capacidad de carga de las actuales naves espaciales chinas.

China se propone lanzar en abril próximo su primera nave espacial de suministro no tripulada, llamada Tianzhou-1, que tendrá capacidad para transportar hasta seis toneladas con el objetivo de abastecer a su futura estación espacial, informaron autoridades chinas.

El carguero espacial Tianzhou-1, que significa "buque celestial", multiplicará así la capacidad de carga de las actuales naves espaciales chinas, preparadas para albergar un máximo de tres astronautas y 300 kilos de material.

El módulo llegará el próximo lunes al Centro Espacial de Wenchang, situado en la isla de Hainan, al sureste del país, donde será ensamblado y probado, aseguró la CMSA, la agencia china dedicada a las misiones espaciales tripuladas, indicó la agencia española de noticias Efe.

El plan es lanzar el Tianzhou-1 a bordo de un cohete Larga Marcha-7 Y2, el cual China ya probó con éxito y que está destinado a ser el vehículo de transporte de los módulos de la estación espacial.

Este carguero tiene un peso en despegue de unas 13 toneladas, y podrá mantenerse en órbita por sí mismo durante tres meses, durante los cuales se acoplará al laboratorio espacial Tiangong-2 para abastecerlo y llevar a cabo experimentos y pruebas.

En el Tiangong-2, situado a 393 kilómetros sobre la superficie terrestre, vivieron dos astronautas durante 33 días, lo que representa la misión tripulada más longeva del programa espacial chino.

La estación espacial permanente que las autoridades chinas esperan tener plenamente operativa orbitando alrededor de la Tierra requerirá grandes cantidades de alimentos, agua, oxígeno y materiales de apoyo para los astronautas que vivan en ella.

El programa espacial chino necesitaba un medio de transporte para llevar al espacio toda esa carga y diseñó el Tianzhou-1 a ese efecto.

China tiene previsto enviar al espacio el módulo central de la estación orbital en 2018, se espera que en 2020 haya una estructura preliminar de 80 toneladas y que hacia 2022 esté completa y en funcionamiento.

El objetivo de las autoridades chinas es que su estación espacial esté operativa antes de la retirada, prevista para 2024, de la Estación Espacial Internacional (EEI), en la que el país asiático no tiene permitido participar al prohibir las leyes de Estados Unidos la cooperación de la NASA con las agencias espaciales chinas.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas