mundo - Brasil Brasil
lunes 28 de agosto de 2017

Cecilia tiene novio, "se animó" y está enamorada

La chimpancé mendocina que fue trasladada al santuario de monos en Brasil comenzó una relación con un macho brasileño adolescente, diez años menor que ella.

Si Cecilia tuviera facebook debería actualizar su situación sentimental a "en una relación". La mona "de Mendoza" que fue trasladada a un santuario de chimpancés en Brasil comenzó un "noviazgo" con Marcelino, un mono brasilero adolescente que tenía problemas con su padre. Así lo informó el doctor Pedro Ynterian desde el vecino país.

No fue fácil, Cecilia buscaba desesperadamente una compañía. Le presentaron a Billy, pero la cosa no funcionó: el mono no mostró interés por la mendocina, "sólo se interesaba en humanos", según la explicación de Ynterian, "producto de la vida en un circo que lo acostumbró a esta falsa compañía".

Sin embargo, la vida siempre da revancha y el amor llegó a Cecilia de la mano de Marcelino, un primate de 10 años -se lo considera adolescente y sexualmente maduro- que presentaba problemas de relación con su padre, Peter. Sí, Cecilia tiene un novio al que dobla en edad.

cecilia-1.jpg
Novios cariñosos. El viernes pasado abrieron las puertas que los separaban en los recintos y se produjo el ansiado encuentro.
Novios cariñosos. El viernes pasado abrieron las puertas que los separaban en los recintos y se produjo el ansiado encuentro.

Marcelino había comenzado a desafiar la autoridad de su padre, que ejerce una intensa dominación en la familia conformada también por la mamá Tata y los bebés Miguel y Millan. "Es el drama de la vida en cautiverio, en la vida libre, cuando son adolescentes y existen conflictos buscan otro destino", explicó Ynterian en su informe.

En el santuario comenzaron entonces a "administrar" la relación: "Una semana Marcelino se quedaba con su madre y hermanos y tres semanas se quedaba solo" explican desde el santuario, "relacionándose a través de ventanas".

Cecilia-en-Brasil-2.jpg
Foto: Prensa Gobierno de Mendoza
Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Así las cosas Marcelino comenzó a necesitar una compañía permanente. Cuando se inició la aproximación, Cecilia se mostró muy interesada en el joven candidato. "Ella pasaba un buen tiempo en la ventana hasta que él aparecía. Marcelino -en cambio- no tenía esa paciencia" detalla Ynterian.

El viernes abrieron la puerta del recinto que los separaba y se dio el encuentro entre Cecilia y Marcelino. Al principio, como su padre dominador, él marcó el territorio, gritando y corriendo, sin mostrar intimidad. Cecilia intentaba por todos los medios atraerlo y buscar el contacto físico. Pero cuando él estaba más agitado, ella huía gritando.

Luego de esta suerte de histeriqueo, los encargados del santuario decidieron separarlos durante una hora, sabiendo que estaban "muy próximos a la intimidad".

cecilia-2.jpg
Natural. Gracias a un amparo judicial, la mona Cecilia pudo ser trasladada al santuario de Sorocaba.
Natural. Gracias a un amparo judicial, la mona Cecilia pudo ser trasladada al santuario de Sorocaba.

En el segundo encuentro la aproximación sucedió y Cecilia asumió el papel de madre, y como Tata, comenzó a hacer "grooming" -acicalamiento- en él, hasta que se rindió. "Se abrazaron, se besaron y no se separaron más en las horas siguientes", según data en el informe del veterinario.

Cecilia está fascinada con Marcelino y lo cubre de cariños constantemente. Y él en ningun momento la rechaza. En el santuario abrieron el acceso a otros dos recintos para que "los novios" tengan más espacio. Sin embargo, ellos prefieren los túneles y los pasillos aéreos, donde su intimidad está más resguardada de la curiosidad humana".
Fuente:

Más Leídas