mundo - Cataluña Cataluña
miércoles 27 de septiembre de 2017

Cataluña asegura que Madrid quiere que haya violencia en Cataluña

"Es evidente que lo que quieren es que se produzcan movilizaciones 'tumultuosas'", dijo el responsable del departamento de Interior catalán, Joaquim Forn.

El responsable del departamento de Interior catalán, Joaquim Forn, aseguró hoy que la orden de la Fiscalía de precintar colegios electorales para evitar el referéndum unilateral del 1 de octubre responde a la "voluntad del Estado de que se produzcan actos violentos" en Cataluña.

"Es evidente que lo que quieren es que se produzcan movilizaciones 'tumultuosas' y por eso están tensionando todo lo que pueden para que el 1 de octubre haya una reacción que no sea como hasta ahora: pacífica", dijo Forn en entrevista con la emisora Rac1.

"No podemos caer en esta trampa. Es evidente que los policías que vienen aquí vienen a alterar el orden democrático", añadió el titular de Interior catalán, en referencia a las fuerzas de seguridad -Policía Nacional y Guardia Civil- que fueron enviados por el Ejecutivo central de Madrid a Cataluña en plena escalada de tensión del conflicto secesionista.

A sólo cuatro días de la fecha de la convocatoria del referéndum ilegal de secesión, que el gobierno catalán insiste que se celebrará pese a su prohibición judicial y el Ejecutivo español que lo impedirá, existe cada vez más preocupación en torno a la posibilidad de que se produzca algún acto de violencia que rompa el escenario de bloqueo.

El movimiento independentista catalán es pacífico, de ahí que una represión violenta del Estado contra los catalanes que intenten votar, o un hecho de violencia provocado por los independentistas, haría saltar todo por los aires, abriendo un escenario impredecible.

En ese contexto, desde el Congreso de los Diputados español los principales partidos opositores al gobierno conservador de Mariano Rajoy, el Partido Socialista (PSOE) y Podemos, expresaron su preocupación y alertaron de una escalada de tensión en Cataluña que puede ser irreversible.

La portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles, pidió al Ejecutivo central que busque "vías políticas y de diálogo" en estos días que faltan hasta el 1-O, y al gobierno catalán que "pare esta locura" para evitar una mayor "confrontación social" que la que ya hay.

"Si no se trabaja en una solución dialogada va a haber confrontación", subrayó la diputada socialista.
"Sospecho que hay pirómanos en el PP que están buscando una desgracia el domingo", advirtió por su parte Pablo Iglesias, el líder de Podemos, en una entrevista en RNE.

"Espero que no tengamos que lamentar nada", añadió el dirigente de la izquierda, quien instó al gobierno español a "reflexionar" ante la actitud "irresponsable" que está teniendo y evitar que el 1 de octubre se cometa un "error histórico".

Albert Ribera, el liberal que respalda "sin fisuras" al Ejecutivo de Rajoy frente a los secesionistas, afirmó que confía en que "no se producirá ninguna desgracia", aunque volvió a reclamar al presidente catalán, Carles Puigdemont, que "detenga esta locura" por la "seguridad de todos".

"El 1 de octubre era una coartada, el golpe a la democracia van a intentar darlo la semana siguiente", avisó Ribera, haciendo alusión a una eventual declaración unilateral de independencia, tras comparar el referéndum con el golpe de Estado del 23-F.

Frente al desafío secesionista, la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, reiteró que el referéndum del 1 de octubre no se celebrará porque es ilegal y pidió hoy "unidad" a los demócratas ante los que, según dijo, "pretenden acabar con décadas de estabilidad democrática".

A medida que se acerca el día del referéndum, el foco está cada vez más en el papel que tendrá la policía catalana, que es la que deberá decidir si acata las órdenes de la Fiscalía y evita el referéndum o se mantiene del lado del gobierno catalán.

"Que nadie se equivoque, la misión principal de las policías, Mossos d'Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional es garantizar derechos, no impedir su ejercicio", escribió en su cuenta de Twiter el director de los Mossos d' Esquadra (policía catalana) Pere Soler.

Soler se refirió así, aunque sin citarlo expresamente, a las instrucciones que dio la Fiscalía para que los Mossos impidan la celebración del referéndum precintando los colegios electorales, apenas unas horas antes de una reunión de los mandos de las fuerzas de Seguridad en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) a cargo de la investigación judicial y el operativo para impedir el referéndum.

Según Forn, la decisión del Ministerio Público de pedir a la policía que tome el control de los colegios electorales antes del 30 de septiembre es un "error enorme".

"Estamos enormemente preocupados por el papel que está haciendo la Fiscalía, bajo el mando de Madrid. Creemos que se está excediendo en sus competencias. Es una aberración", subrayó.

"Nosotros dijimos que la voluntad es que la policía de Cataluña se pueda comportar como una policía normal y que dejen votar", insistió, en referencia a lo que podría suceder el domingo.
Fuente: Télam

Más Leídas