mundo mundo
domingo 10 de julio de 2016

Así es la vida de una gordita feliz

La británica Whitney Thore protagoniza un reality show en el que enseña como es su vida pesando más de 170 kilos.

Estar gorda y ser feliz con tu cuerpo es posible. Así lo demuestra la británica Whitney Thore. La bailarina y ahora protagonista del reality «Gran-diosa» (My Big Fat Fabulous Life), pesa más de 170 kilos y es un ejemplo de aceptación personal en una sociedad repleta de canones estrechos en cuestiones de belleza.

Thore se hizo famosa al subir a Youtube un video al que ella misma tituló como«una gorda bailando»(«A fat girl dancing»). Cualquiera que visualice el video podrá comprobar que no es una grácil bailarina pero a la británica le sobra talento y energía. Ahora protagoniza un reality show emitido en España por el canal DKiss, en el que nos ofrece una ventana con vistas a su vida para comprobar, día a día, como es vivir siendo feliz con sobrepeso.

El caso es que Thorne no ha sido siempre gordita; en la adolescencia empezó a coger kilos a una velocidad descontrolada debido a fuertes cambios hormonales. En concreto le diagnosticaron síndrome del ovario poliquístico.

Como cuenta en una entrevista a la revista People, a pesar de la seguridad que muestra, no siempre se ha sentido bien sus kilos, «ni siquiera cuando estaba delgada me sentía agusto con mi cuerpo. No puedo explicarlo pero ahora me siento liberada. Cuando el video se hizo viral pesaba 158 kilos. Y dije, voy a hacerlo. Voy a seguir bailando de todas formas, Y eso es todo lo que tuve que hacer, no sabía lo que iba a pasar».

En cualquier caso, Thorne ha tenido que soportar críticas de todo tipo. Sus críticos le achacan que con sus apariciones públicas lo que hace es promocionar la obesidad. Sin embargo, la joven tiene las cosas claras: «Quiero perder peso, no soy ajena a los riesgos de salud que implica la obesidad. Pero, ¿eso significa que tengo que odiarme en el proceso?No».
Emma Haslam, otra mujer con coraje

Thorne no es la única valiente que vive con naturalidad en un cuerpo voluminoso.

En la edición de 2014 del talent show, Britain's Got Talent, la británica Emma Haslam, de 27 años y con sobrepeso, se presentó al programa con un número de poldance subido de tono que resultó muy bien acogido por el público y los jueces; los cuatro dieron a Emma el deseado sí para pasar a la siguiente fase del concurso, «no importa la talla que tengas, eres muy buena en lo que haces», le valoró una de las jueces.

Con su actuación Emma demostró que es posible ser sexy con cualquier talla. No importan las caraterísticas físicas, la felicidad y la seguridad viene dada cuando uno se acepta tal y como es.

Whitney Thore: una gordita feliz


Fuente: abc.es

Más Leídas