mundo - combustibles combustibles
martes 26 de julio de 2016

Así es el avión solar que dio la vuelta al mundo sin una gota de combustible fósil

Recorrió 40 mil kilómetros en 505 días. Se trata de una iniciativa suiza para favorecer el desarrollo de energías limpias. Video del aterrizaje

Después de muchas dificultades y paradas de emergencia, finalmente El Solar Impulse II, una aeronave impulsada exclusivamente por luz solar, dio la primera vuelta al mundo. Despegó de Abu Dhabi el 9 de marzo de 2015 y este lunes aterrizó en la misma ciudad.

Se pueden ver las maniobras de aterrizaje en un video publicado en YouTube. El clip dura tres horas, pero si se quiere ver exclusivamente el mágico momento en que el avión toca tierra, se puede ir directamente hasta 1:35:00.

avion solar

Fueron 505 días de viaje. Tripulado por los suizos Bertrand Piccard y André Borschberg, se cubrieron 40.000 kilómetros a lo largo del planeta solamente usando luz solar.

La aeronave voló a una velocidad de entre 45 y 55 kilómetros por hora y a 8.500 metros de altitud.

Como ocurrió con Aquila, el drone solar de Facebook, para poder funcionar de noche, se nutren de la luz que juntan durante el día. Con esa energía se cargan unas baterías que se utilizan para desplazar los vehículos de noche.

No fue fácil

El trayecto distó de ser placentero y sencillo. Se hicieron 17 paradas, entre las que se incluyeron China, España, India y Estados Unidos. Y tuvieron que atravesar algunos inconvenientes.

En el trayecto entre Japón y Estados Unidos, el Solar II sufrió unos desperfectos técnicos con las baterías, por lo cual se vieron obligados a pasar casi 300 días en Hawaii. Retomaron la aventura recién en abril de 2016.

La sensibilidad a los cambios climáticos también les ocasionó más de un disgusto. Por la ola de calor que vivieron cuando llegaron a Arabia Saudita, donde las temperaturas superan los 45 grados centígrados, tuvieron que hacer otra parada obligada.

Los pilotos también experimentaron algunos problemas de salud que dilataron el viaje.

Esta travesía no buscaba ser una hazaña heroica, sino más bien probar que se puede comenzar a prescindir de los combustibles fósiles.

La idea es seguir sumando esfuerzos para desarrollar tecnologías que permitan utilizar recursos que no destruyan el planeta, según remarcaron los pilotos.

En Suiza, por ejemplo, se está organizando un Comité Internacional de las Tecnologías Limpias, que reunirá a los principales referentes de todo lo vinculado al uso de energías generadas de formas no contaminantes.

Será cuestión de ver si esta iniciativa realmente derivará en mayores esfuerzos para generar alternativas a los combustibles fósiles. Lo cierto es que no se trata de la primera apuesta a este tipo de cosas y seguramente no será la última.

La apuesta de Facebook en su drone solar, demuestra que los gigantes tecnológicos están comenzando a pensar en generar alternativas que cuiden (o al menos no dañen tanto) al planeta.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas