mundo - restricciones restricciones
miércoles 27 de septiembre de 2017

Arabia Saudita permitirá que las mujeres manejen autos recién desde 2018

La orden del rey Salman bin Abdelaziz implica la emisión de licencias de conducir. Hace casi 3 décadas que agrupaciones femeninas reclamaban ese derecho históricamente negado.

El reino ultraconservador de Arabia Saudita anunció que permitirá que las mujeres manejen vehículos, en una medida histórica para uno de los países que más reprimen los derechos de la mujer.

La agencia de noticias oficial SPA dijo en un despacho al caer la noche que el rey Salman bin Abdelaziz ordenó emitir permisos de conducir para las mujeres.

Asimismo, el monarca estableció un comité formado por varios ministros para que presente sus recomendaciones sobre el asunto en un plazo de 30 días.

La agencia SPA agregó que la orden real entrará en vigor en junio de 2018, pero no ofreció más detalles sobre su aplicación.

El reino islámico y petrolero era el único país del mundo que prohibía a las mujeres manejar, y durante años fue blanco de críticas internacionales por detener a mujeres que desafiaron la veda.

Desde la década de 1990, organizaciones de promoción de los derechos de la mujer han defendido su derecho a conducir y dicho que conseguirlo forma parte de una lucha más amplia por la igualdad ante la ley.
La agencia de noticias oficial explicó que la decisión fue tomada después de que la mayoría de los miembros de la Autoridad de los Ulemas del reino no se opusiera a que las mujeres conduzcan, dentro de "las garantías de la ley islámica para evitar (los) problemas" que pudieran surgir.

Asimismo, la orden se basa en "las consecuencias negativas de no permitir a la mujer conducir un vehículo y las previsibles ventajas de permitirle" hacerlo, agregó SPA.

Esta medida se enmarca en las reformas que lleva a cabo el rey Salman desde su llegada al trono en 2015, que han supuesto pequeñas mejoras para las mujeres sauditas, que aún así siguen sujetas a un sistema de tutoría del hombre.

Entre otras restricciones, las mujeres sauditas no pueden salir a la calle, ni siquiera para ir al supermercado o al médico, sin un acompañante masculino, que generalmente es un pariente.

Tampoco pueden viajar fuera de la ciudad donde residen sin autorización expresa de su marido o tutor legal, abrir una cuenta bancaria sin permiso de su marido, ni darse un baño en playas y piscinas que no sean exclusivas para mujeres.

El código de vestimenta en Arabia Saudita es sumamente estricto. Las mayoría de las mujeres se ven obligadas a llevar una túnica negra –la abaya– y un velo que deja al descubierto sólo el rostro. La policía religiosa saudita controla estrictamente esta norma en las calles y centros comerciales.
Fuente:

Más Leídas