mundo mundo
viernes 10 de febrero de 2017

Altos niveles de radiación obligan a retirar robot del reactor 2 de la central nuclear de Fukushima

La operadora de la central nuclear de Fukushima difundió nuevas imágenes del robot que logró introducir dentro de su reactor número 2, donde se detectaron niveles extremadamente altos de radiación que obligaron a la retirada del aparato, informaron fuentes japonesas.

El robot, operado por técnicos de Tokyo Electric Power Company (TEPCO), accedió ayer al interior de la vasija de contención del reactor tras un anterior intento fallido, con la misión de analizar el estado de las instalaciones y de apartar obstáculos para continuar la exploración con otro autómata.

No obstante, los operarios tuvieron que retirar el aparato antes de cubrir toda la zona prevista debido a los altísimos niveles de radiación, estimados por TEPCO en torno a los 650 sieverts por hora (unidad que mide la dosis de radiación absorbida por la materia viva) capaces de dañar su electrónica, informó hoy la empresa en un comunicado, según consignó la agencia de noticias EFE.

Estos niveles "parecen ser mayores de lo esperado", según TEPCO, y añadió que es necesario "continuar con las investigaciones" para determinar si el origen de la radiación es, como se sospecha, la presencia de combustible fundido en el fondo de la vasija de contención.

La empresa explicó que se trata de un nivel muy elevado por haber sido medido por primera vez muy cerca del núcleo del reactor, y recalcó que en el exterior del mismo, los niveles de radiación no variaron ni se detectaron nuevas fugas.

Una dosis de un solo sievert al día puede causar daños graves en la salud humana y hasta la muerte, por lo que los niveles estimados en ese punto del interior de las instalaciones nucleares imposibilitan el acceso de operarios humanos.

Los reactores 1, 2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos a raíz del desastre que originó el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, y conocer el estado exacto de las barras de combustible radiactivo es fundamental para su manejo y retirada.

En el caso de la unidad 2, los técnicos de TEPCO creen que el combustible se fundió lo suficiente como para perforar la vasija de presión y acumularse en el fondo de la de contención.

Los altos niveles de radiación en las instalaciones dificultarán la retirada de las barras de combustible del reactor, uno de los pasos necesarios para su desmantelamiento, que se calcula durará entre 30 y 40 años.

La crisis atómica de Fukushima, desencadenada por el terremoto y posterior tsunami que azotaron el nordeste del archipiélago japonés, fue el peor accidente nuclear desde el desastre de Chernóbil en 1986.

Fuente: Efe vía Télam.
Fuente:

Más Leídas