mundo - México México
lunes 25 de septiembre de 2017

Advierten que habrá "odio" si el gobierno de México no atiende a las víctimas

De no actuar correctamente, las autoridades "despertarán el 'odium plebis', el odio del pueblo, que llevará a un deterioro mayor, al desprestigio, debilitamiento y rechazo, afirmó la Iglesia de ese país.

La Iglesia católica de México advirtió que si el gobierno no atiende con celeridad las necesidades de la ciudadanía tras los terremotos de la última semana, que causaron al menos 319 muertos, se despertará "el odio del pueblo".

De no actuar correctamente, las autoridades "despertarán el 'odium plebis', el odio del pueblo, que llevará a un deterioro mayor, al desprestigio, debilitamiento y rechazo de nuestros gobernantes, lo que ciertamente no será sano para la gobernabilidad ni la vida democrática del país", alertó en un editorial publicado hoy en el semanario Desde la Fe.

"Después de la conmoción, vino la reacción para entender la magnitud de los daños y, de nuevo, echar por delante las muestras conmovedoras de una sociedad civil generosa, dispuesta y entregada".

Además de la "heroica solidaridad" ciudadana, a diferencia del terremoto de 1985 que causó miles de muertos, esta vez las autoridades civiles "se hicieron presentes y trabajaron arduamente en pro de los damnificados", añadió.

No obstante, la sociedad espera que la tragedia sirva para "humanizar a la clase política", consideró la Iglesia.

En un México donde hay "excesos del poder público y político, de corrupción y de derroches escandalosos", la Iglesia recordó que el terremoto ha marcado un cambio entre la ciudadanía, "concientizándola más".

"La tragedia sufrida y el dolor de millones de personas exige tener una respuesta concreta que se refleje en una adecuada reasignación del presupuesto, que quite privilegios, prebendas, lujos y excesos a la burocracia", consideró el artículo.

Estos cambios deben aplicarse al poder legislativo, ejecutivo y judicial, y de no llevarse a cabo, pueden despertar este "odio del pueblo".

"La sociedad civil ya cumplió de sobra con su solidaridad, generosidad y heroísmo a favor de los damnificados, ahora esa sociedad ejemplar exige a la clase política y gobernante que se muestren a la altura de este pueblo, heroico, noble y comprometido, renunciando a sus excesos y enfocando los recursos del pueblo", concluyó el editorial.
Fuente: Télam

Más Leídas