mundo mundo
lunes 17 de octubre de 2016

Adoptó un perro sin saber lo que realmente era

Tras recoger al cánido de una vivienda de Arizona que anunciaba "perro gratis", un joven estadounidense se llevó una monumental sorpresa.

Lo adoptó creyendo que era un perro. Pero las apariencias engañan. Ha sido lo que ha debido pensar un joven de la ciudad estadounidense de Tucson (Arizona) que acabó llevándose a su casa un perro-lobo, informa el portal dedicado a los animales The Dodo.

El propietario del animal lo encontró en una casa que exhibía en su fachada el reclamo "perro gratis". Desde muy pronto el joven se dio cuenta de que el cánido, al que había bautizado como Neo, se comportaba de manera extraña. Fue entonces cuando comenzó a dudar de si se trataba de un perro de verdad. Neo estaba siempre muy "nervioso y asustadizo", relata el portal.

Además, el animal quería estar siempre en compañía de su dueño, no mostraba interés en interactuar y evadía el contacto visual con otras personas. Asimismo, Neo escapaba de la casa para reunirse con perros vecinos, un comportamiento inusual en los cánidos.

Como es ilegal poseer a un perro-lobo en Arizona a menos que uno goce de un permiso, Neo ha sido trasladado al centro de rescate y santuario californiano de Wolf Connection.

El portal reúne los rasgos físicos que diferencian un perro de un perro-lobo. Lo más fácil es mirar sus orejas ya que las tienen por dentro cubiertas de pelo, al igual que el vientre. Además, suelen tener garras negras.

Fuente: Actualidad RT

Dejanos tu comentario

Más Leídas