mundo - Estados Unidos Estados Unidos
martes 05 de septiembre de 2017

A los 90 años murió el poeta John Ashbery

Considerado uno de los más influyentes de Estados Unidos en la poesía moderna, al autor sólo le faltó ganar el Nobel de Literatura.

John Ashbery, un genio enigmático de la poesía moderna cuya energía y dominio atrevido e ilimitado del lenguaje elevó la poesía estadounidense a alturas extraordinarias y desconcertantes, falleció el domingo. Tenía 90 años.

Ashbery, ganador del premio Pulitzer y señalado a menudo como candidato al Nobel de Literatura, falleció en su casa en Hudson, Nueva York. Ashbery murió de causas naturales, dijo su esposo, David Kermani.

Autor de una premiada obra poética, sus versos son vanguardistas y a menudo teñidos de surrealismo, con altas dosis de humor y espontaneidad. Su temática gira en torno a la experiencia consciente y la relación entre el arte y el caos.

Pocos poetas son ensalzados en vida. Ashbery fue el primer poeta vivo al que la Biblioteca de Estados Unidos publicó un volumen dedicado exclusivamente a su obra.

Su colección de poemas de 1975, Self-portrait in a convex mirror (Autorretrato en un espejo convexo), ganó de manera extraordinaria la triple corona como podría decirse informalmente: el premio Pulitzer, el Premio Nacional del Libro y el galardón del Círculo Nacional de Críticos de Libros.

En 2011, Ashbery fue distinguido con la Medalla Nacional de Humanidades y se le acredita haber cambiado "la manera como leemos la poesía".

De la generación que incluyó a Richard Wilbur, W.S. Merwin y Adrienne Rich, Ashbery sobresalió por su audacia y sus juegos de palabras, por sus variaciones modernistas entre una oratoria elevada y el parloteo cotidiano, por su humor, su sensatez y deslumbrantes descargas de alusiones e impresiones sensoriales.

"Ninguna figura ha tenido tanto peso en la poesía estadounidense en los últimos 50 años como John Ashbery", escribió el experto Langdon Hammer en 2008 en The New York Times.

"Las frases de Ashbery parecen siempre recién acuñadas; en sus poemas resaltan la sorpresa verbal y la exquisitez, no siempre en la forma como los patrones lingüísticos nos restringen", agregó.

Pero para adorar a Ashbery hay que entenderlo, o al menos dejarse atrapar por algunos estribillos, sin preocuparse del significado.

En la revista especializada Slate, el crítico y poeta Meghan O'Rourke recomienda a los lectores que "no intenten entender los poemas, sino que intenten disfrutar de su estructuración, como cuando uno escucha música".
Fuente: Associated Press

Más Leídas