mundo insolito mundo insolito
viernes 13 de mayo de 2016

La curiosa historia de la travesti "cara dura"

Tiene 48 años y acudió a una clínica de Los Ángeles, Estados Unidos, para que le retiren la sustancia que se inyectó en los pómulos, pera y labios en 2005, y el cual le desfiguró el rostro.

Una mujer cuya cara quedó desfigurada luego de que se inyectará cemento y sellador de neumáticos hace una década, acudió a dos cirujanos de Los Ángeles en los Estados Unidos, para que le renuevan los nódulos de concreto debajo de su piel de una vez por todas.

Los doctores Terry Dubrow y Paul Nassif se presentaron en el reality show Botched para atender a Rajee Narinesingh, una mujer transgénero de 48 años, quien acudió a Morris para que le pusiera inyecciones ilegales de cemento en sus mejillas, pera y labios en 2005.

Según señala el portal MundoTKM, luego de estas inyecciones que le cambiaron la vida, Rajee quedó con el rostro duro como una piedra, pero se sintió muy avergonzada para recurrir a las autoridades.

Rajee recurrió al Dr. John Martin en 2012 para tratarse. Recibió inyecciones y terapia láser, 4 años después, los doctores están listos para darle a Rajee otro rostro, ya que están desesperados por ayudarla.

Los doctores dicen que están preocupados porque cuando intenten entrar y remover el cemento, activarán el proceso inflamatorio y su cara quedará extremadamente inflamada.

Otra preocupación es que las masas revisten los músculos, los nervios, los vasos sanguíneos, y sacarlos podría causarle mucho daño a la piel y podría potencialmente lastimarle los nervios.

Sin embargo, más allá de esta situación estresante, Rajee todavía mantiene su sentido del humor.

Ella comentó que los esteroides le permitieron localizar los nódulos y reducir la respuesta inflamatoria. El año pasado no se podía operar debido a que era muy peligroso, pero este año ya es posible hacerlo.

Rajee contó que había recurrido a las inyecciones del mercado negro de Morris porque quería lucir como una mujer hermosa, no como un hombre en un vestido. Ella pensaba que era un muchacho gay muy femenino, hasta que se dio cuenta que era actualmente transgénero.

"Cuando fantaseaba estar con hombres, siempre me imaginaba con busto y vagina. No tenía idea qué estaba haciendo, sólo era muy natural para mí. Un día conecté todos los puntos y pensé 'no eres gay, eres transgénero", dijo ella.

Más allá de que sabía que Morris no era un cirujano con licencia, fue igual a visitarlo. Cuenta: "Estaba más excitada que nerviosa, porque finalmente podría ser la mujer que siempre había querido ser".

Luego de las inyecciones, quedó con hematomas en su cara que crecían, luego le explotó pus verde en la cara y en el espejo. 'Era verde y amarillo mezclado con sangre'.

Mientras tanto, Morris fue acusada de dejar a las mujeres que operó enfermas y desfiguradas luego de inyectarle una mezcla de sustancias tóxicas. Además de estar acusado de practicar la medicina sin licencia, también enfrente un cargo por homicidio luego de que una de sus pacientes muriera luego de una cirugía.

Fuente:

Más Leídas