mundo insolito - China China
viernes 11 de agosto de 2017

Decían que su hijo no era suyo porque era "demasiado lindo"... ¡y resultó ser cierto!

Un test de ADN confirmó que un joven de 28 años no tiene relación de parentesco con los padres que lo criaron.

¿Se parece más a su madre o a su padre? Esa es la pregunta que todo el mundo formula cuando nace un bebé. Es habitual que haya opiniones distintas sobre una misma criatura, cosa que en cierto modo demuestra que la mayor parte de los pequeños reciben rasgos de cada uno de sus progenitores. Lo que es menos frecuente es que el recién nacido no se parezca a ninguno de los dos. Y más raro todavía es que las similitudes tampoco surjan con el paso de los años. La cuestión queda en el aire: ¿casualidad genética o indicio de algo más preocupante?

En el blog Oddity Central cuentan de un extraño caso que ha causado consternación en China durante las últimas semanas. Es la historia de una joven pareja que tuvo un hijo hace 28 años, su primer retoño, que esperaron y lo recibieron con ilusión y cariño.

Sin embargo, la felicidad se vio enturbiada por una sospecha que apareció en sus mentes prácticamente desde el primer día. El niño, al que llamaron Wang Ye, les parecía "demasiado lindo" para ser suyo.

"Mi hijo tiene los ojos grandes y una bonita nariz. Su padre no es muy agraciado, es muy distinto a él", explicó su madre en medios chinos. Tan distinto era que la desconfianza llegó a ser motivo de discusiones domésticas. Las cosas no funcionaron para el matrimonio, que terminó rompiéndose en 2004, cuando Wang Ye tenía 15 años. A pesar de la separación, las dudas no dejaron de quitar el sueño al padre y en 2011 decidió resolverlas a través de un test de ADN. El resultado fue incluso más descorazonador del que esperaba.

El chico no sólo no era carne de su carne, tampoco guardaba relación de parentesco con su antigua esposa. Habían criado al hijo de otros. Recientemente han repetido las pruebas y la conclusión ha sido la misma: Wang Ye no comparte sangre con aquellos a los que siempre ha llamado padres. No ha servido de nada exigir explicaciones al hospital de Shanghai en el que el pequeño vino al mundo en 1989: sostienen que no conservan documentación de la época, por lo que no pueden arrojar luz sobre el caso.

De todas formas, los tres afectados están de acuerdo en buscar por todos los medios a los verdaderos padres del joven. Sus esperanzas de conseguirlo son escasas, dado que no tienen otra pista que aquella que despertó en ellos una especie de presentimiento 28 años atrás. Aquel niño era "demasiado guapo" para ser suyo.
Fuente: abc.es

Más Leídas