mundo insolito - Alemania Alemania
jueves 20 de julio de 2017

Cerrá todo: tiene dos Estrellas Michelin y sirve el postre en una ojota

Aunque el emplatado y presentación de las recetas juega un papel importante, y todos los chefs buscan sorprender al comensal no sólo con el sabor, está claro que, a algunos, el tema se les ha ido de las manos. Y hasta tal punto que incluso la siempre moderada Guía Michelin ha criticado públicamente en su cuenta de Twitter la forma en que un restaurante alemán presenta uno de sus postres.

Se trata de Falco, ubicado en Leipzig (Alemania) y con nada menos que dos Estrellas Michelin. En los platos que presenta su carismático chef Peter Maria Schnurr, llama especialmente la atención uno de los postres, a base de helado de champan, tomate, arena de nueces tostadas, setas y polvo de algas.

¿Una combinación demasiado arriesgada? No, en este caso el problema está en el plato en el que se sirve. O, mejor dicho, en la sustitución del plato por una ojota. Algo que seguramente el chef considera de lo más gracioso o atrevido, pero que le valió una reprimenda pública por parte de los responsables de la Guía Roja en Reino Unido.

Embed

"Basta ya", puede leerse en la cuenta de Twitter de Michelin Reino Unido tras, aparentemente, visitar este restaurante y llegar a los postres. Curiosamente ellos mismos definen a Peter Maria Schnurr como "uno de los chefs más creativos del panorama gastronómico alemán".

Según La Vanguardia, el precio del polémico plato es de unos 11 euros, aunque también puede tomarse como parte del menú degustación que se ofrece por unos 155 euros.

Lejos de tratarse de una especie de broma o una ocurrencia puntual, la ya famosa chancla aparece en la web del restaurante y en diferentes publicaciones, por lo que cabe suponer que se trata de un clásico del local.

Y es que, la moda de sustituir los tradicionales platos por todo tipo de soportes para servir la comida parece que ha llegado también a la alta cocina. Para disfrutar de algunas de las ideas más delirantes, nada como visitar We want plates y descubrir que una chancleta no es, ni de lejos, el peor recipiente en el que puede servirse comida en un restaurante.

Fuente: 20minutos.es
Fuente:

Más Leídas