DIARIO

Jueves 30.07.2015

Viernes, 21 de diciembre de 2012

Un polaco confundió la plancha con un teléfono y se quemó la cara

  

Compartir

Compartir

El lamentable día de Tomasz Paczkowski, un polaco de 43 años, comenzó cuando su mujer le pidió que le ayudara con sus tareas de casa y se fue a trabajar.

Después del desayuno, el hombre puso el canal de boxeo, abrió una cerveza y empezó a planchar. Un tiempo después sonó el teléfono móvil y el hombre, distraído viendo el combate, acercó a su cara la plancha en lugar del celular.

Como pudo descubrir más tarde, la llamada era de su esposa que pretendía comprobar si seguía sus instrucciones.

Pero las desgracias de Paczkowski no terminaron ahí. Cuando corría al cuarto de baño para mojar las quemaduras con agua fría, se golpeó con el marco de la puerta y sufrió una lesión encima del ojo izquierdo.

Por suerte, sus quemaduras no resultaron muy graves, pero Tomasz luce ahora un aparatoso vendaje alrededor de la cara.

El polaco finalmente declaró que ha decidido dejar de ver el boxeo mientras plancha.

Fuente: diariode3.com



Dejanos tu comentario