• Ovaciónvolver

    Jueves, 03 de abril de 2014

    Lista negra en Boca: mirá los jugadores que no seguirían

    En medio de ánimos caldeados, donde los resultados no están acompañando al xeneize para nada, Bianchi y Angelici evalúan ocho nombres para "borrar" en junio.

    Las derrotas siempre traen consigo un mar de fondo. La quinta caída de Boca en el Torneo Final en apenas cinco partido provocó una reunión de urgencia entre el presidente y el técnico Xeneize. Sorprendió el momento porque fue en medio de la primera práctica con vistas al partido del domingo frente a Godoy Cruz, pero el Virrey dejó la cancha auxiliar de Casa Amarilla para asistir al encuentro.

    Distintas fuentes cercanas a los protagonistas y al club confirmaron el secreto a voces. Bianchi y Angelici se reunieron para ya planear el segundo semestre del año. Ambos consideran, aunque por el momento no lo van a admitir públicamente, que las chances de Boca en este Torneo Final se redujeron a sumar puntos para tratar de llegar a un puesto de clasificación a la Copa Sudamericana, una "copa menor" tal como la bautizó el Virrey hace unas semanas atrás.

    Angelici, por el momento, no le puso plazos al técnico, ni Bianchi ofreció una hipotética renuncia en caso de no obtener resultados rápidos en el próximo semestre. Ambos están convencidos en respetar el contrato que finalizará justo con el mandato del presidente.

    Por eso la reunión se centró en los nombres que se irán del club. Los más importantes son Agustín Orion y Pablo Ledesma. La decisión está basada en un inconveniente desmentido por el plantel pero que realmente sucedió.

    En el caso del volante, se suma además que no rindió lo esperado en el último tiempo. En cambio, lo del arquero sorprende. Fue el mejor jugador de Boca en los últimos dos años, hecho que le valió ser considerado como uno de los posibles titulares para jugar con la Selección en Brasil 2014. Sin embargo, Bianchi considera que el violento episodio entre los dos rompió la armonía de un vestuario que ante la falta de resultados pendía de un hilo.

    También es cierto que el arquero tuvo dos o tres ofertas importantes en los últimos libros de pases y las rechazó para quedarse en Boca y tener continuidad para llegar a la Selección. Ahora, tras el Mundial ya no tendría eso como objetivo. Y su salida, además de descomprimir el vestuario, sería una forma de cumplir los deseos del jugador de tener una experiencia europea.

    Por otro lado, el otro nombre importante que se mencionó es el de Juan Román Riquelme. El máximo ídolo de la historia Xeneize finaliza su contrato el próximo 30 de junio, seis días después de cumplir 36 años. No es un dato menor el tema de la edad, ya que el enganche hace rato que está en la curva descendente –en cuanto a lo físico- de su carrera y sus actuaciones ya no son tan determinantes como antes.

    Bianchi, por su parte, no pidió a Angelici por él, mientras que públicamente tampoco lo hizo al decir que la decisión es de "Riquelme y los dirigentes".

    Por el lado de los dirigentes, hoy en día son más los que están en contra de su continudad que los que están a favor. Casualmente, uno de los que está a favor es Angelici quien en 2010 –siendo tesorero- se negó a la renovación. ¿Por qué el cambio? El presidente no quiere pagar el costo político de ser quien "retire a Riquelme de Boca" tras dos años y medio de mandato en los que no ganó nada. Algo similar le pasa con Bianchi: no le va a pedir la renuncia, lo considera una "vaca sagrada".

    Aparte de los mencionados, fueron otros los nombres de los que hablaron el presidente y el técnico. A continuación una lista nombre por nombre de los "trasnferibles", y su situación:

    - Juan Manuel Martínez: el Burrito llegó con Bianchi y nunca rindió de acuerdo a la fortuna que se pagó por él. El club está dispuesto a negociarlo por una buena oferta. Su representante maneja dos ofrecimientos del fútbol mexicano.

    - Fernando Gago: meses atrás, tanto a Bianchi como a Angelici tenían como objetivo armar el equipo alrededor del volante central. Sin embargo, las últimas actuaciones y algunos desplantes en el vestuario cambiaron la situación. Apuestan a una buena actuación en el Mundial que traiga una oferta satisfactoria en lo económico. En principio no está a la venta, pero...

    - Juan Sánchez Miño: el club rechazó ofertas por él pensando en su explosión como jugador. Si en junio vuelven a la carga por él, ahora no le pondrían ninguna traba.

    - Claudio Pérez: el central fue uno de los jugadores que acercó el hijo de Bianchi cuando en enero de 2013 su padre llegó al club. Su futuro está lejos de Boca.

    - Claudio Riaño, Hernán Grana y Emanuel Trípodi: los tres llegaron en este ciclo y nunca rindieron. Tendrán que buscarse otro club.


    Por otro lado, Bianchi dio el visto bueno para vender por si vuelven a aparecer buenas ofertas por Cristian Erbes, Federico Bravo, Nahuel Zárate y Leandro Marín. También hay que tener en cuenta que Diego Perotti (que desde que llegó todavía no pudo jugar más de 20 minutos) finaliza su préstamo a mitad de año, y –aunque tiene una opción para renovarlo por seis meses más- se irá del club.

    En cuanto a los refuerzos, Angelici planteó la necesidad de vender antes de pensar en reforzarse, pero la idea de ambos es traer al menos cuatro jugadores (y un arquero de primer nivel), más allá de los que se vayan. Y, claro está, el técnico pedirá a medida que vayan transfiriendo.

    Apenas van cuatro meses del año y faltan otros tantos para el comienzo de la temporada 2014/15. Boca se despidió rápidamente de este campeonato y ya piensa en lo que vendrá. Esta vez lo harán desde temprano para evitar contratiempos.

    Fuente: minutouno.com