Mendoza Mendoza
miércoles 18 de mayo de 2016

Zoológico: sostienen que en 2015 murieron 390 animales

Según la directora del paseo, Mariana Caram, la gestión anterior nunca comunicó los fallecimientos. En los últimos días se registraron los decesos de 15 gamos. Buscan determinar responsabilidades

"El año pasado tenemos registrados 390 animales muertos. Lo que pasa es que antes no se comunicaba", explicó la directora del Zoológico, Mariana Caram, para disminuir el impacto de otras 15 muertes de gamos blancos ocurridas entre el jueves y el lunes pasado, que se suman a las 17 sucedidas entre diciembre y febrero de este año, al inicio de su gestión.

Cuando aún no terminan de explicarse las causas por las que falleció el primer grupo de ciervos rojos, gamos manchados y llamas (Fiscalía de Estado no ha dictaminado todavía sobre las responsabilidades), la propia funcionaria indicó que tampoco han determinado qué mató al segundo grupo.

Puede haber sido el hacinamiento, que provocó que no pudieran separarse los machos durante el celo para evitar las peleas entre los ejemplares. Puede ser un virus que se activó por los fríos o el mal estado general de los animales, que sin comederos, toman su alimento del suelo, con lo cual se expusieron a ser víctimas de alguna una infección. O puede ser otro caso de intoxicación ya que, como dijo Caram, "nada está descartado".

Incluso, agregó la funcionaria, "no se puede garantizar que no se repitan nuevas muertes en el Zoológico hasta tanto no logremos descomprimir la superpoblación de algunas especies".

Esto sería también producto de las malas condiciones de vida que han padecido durante mucho tiempo los animales del Zoológico, como por ejemplo, la mala alimentación.

Desde la vereda de enfrente, ATE (Asociación Trabajadores del Estado) volvió a señalar, ante algunos miembros de la Comisión de Ambiente de Diputados, a la directora Caram como responsable de no cumplir con las acciones que autorizó la declaración de emergencia para el Zoológico, tales como arreglar los recintos o las heladeras para guardar los alimentos, al tiempo que recordó que el estado general del paseo viene siendo denunciado desde hace tiempo, sin ser escuchados.

Acusaciones cruzadas
Por supuesto que las acusaciones mutuas son más duras, y desde ambos lados apuestan a que las muertes suceden intencionalmente como presión de los trabajadores contra la dirección para evitar el avance del ecoparque o de la gestión hacia los trabajadores, para justificar la necesidad imperiosa de cerrar el Zoológico.

Anoche, Daniel Baronio, delegado de ATE, declaró que "hemos estado dos semanas sin alimento y la heladera para la comida hace cinco meses que está rota. Nunca se le dio demasiado interés al Zoológico, pero esto nunca ocurrió. Están dejando morir a los animales".

Mientras, el titular de Ambiente, Humberto Mingorance apuntó a sacarle provecho a la coyuntura y presentó ante el presidente de la Cámara de Diputados, Néstor Parés, un certificado avalado por las organizaciones ambientalistas locales de Chance.org, a favor de la conversión del Zoo en un ecoparque, tras recibir 430 mil firmas en el sitio oficial de la organización.

Si bien Mingorance aceptó que la validez de las firmas puede ser cuestionable, las presentó de todos modos, "porque el certificado está apoyado por muchas organizaciones ambientalistas locales y eso es importante para impulsar la sanción de la ley". Sin embargo, en Diputados todavía no hay fecha para su tratamiento a pesar de que las consultas han sido muy amplias durante las últimas semanas y hay consenso sobre la necesidad de reconvertir al Zoológico.

El ecoparque requiere de una ley para avalar un proceso que durará por una década al menos, ya que se trata de enviar los animales exóticos a santuarios o reservas, donde pueden ser cuidados en mejores condiciones y a los animales que por su edad no puedan ser trasladados , como el oso Arturo, darles recintos más confortables. También prevé disminuir la cantidad de animales de corral, como los ciervos, los ponis y diversos tipos de aves, ya que hoy son la mitad de los 2.000 habitantes del Zoo. Otro objetivo es contener animales autóctonos en albergues más parecidos a su hábitat natural, y más lejos en el tiempo, concesionar algunos servicios como la colocación de un cine para ver documentales sobre animales.

Mingorance aclaró que los servicios a concesionar serán recién puestos en agenda cuando el Zoológico está ordenado y el proyecto ecoparque en marcha.

El oso Arturo está mejor
El oso Arturo, que estaba decaído, está comiendo mejor aunque no en la cantidad de siempre. De todos modos, se le da más pescado para ayudarlo a recuperar su salud.
Fuente:

Más Leídas