Mendoza - Laura Montero Laura Montero
viernes 02 de septiembre de 2016

Violencia de género: avanza un plan para asistir a las víctimas

Es nacional y prevé destinar fondos para alojarlas y asistencia económica para volver a empezar.

Hacia fin de año, unas 4.000 mujeres mendocinas habrán recurrido a la línea gratuita 144 para pedir ayuda por sufrir violencia de género, según datos ofrecidos por la directora de Género y Diversidad de Mendoza, Silvina Anfuso.

Esa proyección es similar cada año, ya que no disminuye como sería deseable.

Sobre las medidas para lograr que cada día menos mujeres sean víctimas, hay un obstáculo importante: frente a la reiteración de agresiones las víctimas son pobremente atendidas por organismos públicos o persisten las debilidades estructurales para controlar con eficacia a los agresores que incumplen las órdenes de restricción.

También cuando es nulo el tratamiento psicológico para el varón agresor, considerado clave para que se produzca un cambio real, que garantice de alguna manera que no volverá a someter a otra mujer.

En ese contexto, Mendoza fue la primera en firmar un acuerdo con el Gobierno nacional para aplicar el Plan de Erradicación de la Violencia de Género, que significará en principio un nuevo edificio para instalar un hogar, ya que se quiere abandonar el concepto de refugio para dar lugar a un abordaje más integrador, donde no sólo se resuelva la emergencia sino que se haga un proceso de recuperación, con capacitación y ofrecimiento de un microcrédito para que la víctima tenga un nuevo comienzo.

También, el fortalecimiento de todas las direcciones municipales dedicadas a atender el problema, utilización de nueva tecnología para controlar mejor a los agresores que porten pulseras electrónicas.

En este caso, se trata de una aplicación en el celular a través de la cual con sólo sacudir el dispositivo, sin tener que marcar ningún número, se disparan tres pedidos de ayuda inmediata a tres números de teléfono previamente pautados.

Variarán en cada provincia los teléfonos que se activen a partir del pedido de socorro.

Además de construcción de estadísticas oficiales confiables, lo que implicará incluir a la Justicia para que el registro de los hechos más graves, como los intentos de femicidios sean identificados así desde un principio en el expediente; planes de educación desde la primera infancia para atacar los conceptos machistas sobre la mujer, la posibilidad de que los niños tengan sus propios defensores para ser escuchados por los jueces, ampliación de la atención del 144 y su coordinación con el 911, campañas en medios, son algunas de las medidas a implementar dentro de un menú de 137 estrategias pensadas en el Plan de Erradicación, que cuenta por primera vez con un presupuesto propio de $750 millones.

Tratamiento para los agresores
Ahora, lo más innovador es la incorporación de los tratamientos para los agresores, una de las deudas pendientes de la legislación nacional y que de algún modo, el plan intentará suplir. En este punto, en Mendoza está en preparación un protocolo para atender específicamente al varón, tomando de la experiencia chilena, que ya se ha extendido en Bolivia y Uruguay.

De hecho, Anfuso estuvo hace una semana en el país trasandino y comento que "el proceso de reeducación requiere de la voluntad del agresor, si no es el quién quiere hacer un cambio, desde la obligatoriedad no es posible una reeducación. Pero el programa no es para los varones que cometieron delitos graves, como fracturas, tentativas de femicidios, para ellos el proceso de reeducación es el que hace el sistema penitenciario. En los otros casos, existe una gran franja cultural donde se puede trabajar con el varón, pero siempre se vincula con la víctima. Es decir, el agresor hace el tratamiento individual, luego otro grupal y hace tareas comunitarias, pero el sujeto de atención es la víctima, a quién se le pregunta si el agresor cumple con las ordenes de restricción, etcétera, es decir, siempre se hace una constatación sobre la víctima".

El programa fue presentado en el salón Azul de la Legislatura por Fabiana Túnez, titular del Consejo Nacional de Mujeres y fundadora de la Casa del Encuentro y creadora de la campaña "Ni una menos", junto con la Coordinadora Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género, la vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero, el presidente de la Cámara de Diputados Néstor Parés y senadoras y diputadas provinciales.

Detalles del plan en Mendoza
Mientras llegan los fondos del Plan Nacional y se concretan las acciones, la Provincia está avanzando en su propio programa, que incluye avanzar sobre el Código Procesal en materia de Familia.

Se buscará establecer un protocolo expreso sobre violencia de género para asistir a la víctima, a los hijos si los hubiera y también al agresor, ya que –como explicó la vicegobernadora Laura Montero– "la verdad es que el abordaje del agresor no estuvo previsto en la ley original contra la violencia y ni en sus modificaciones, pero es algo que debería contemplarse. En Mendoza estamos trabajando en un protocolo, y es un tema importantísimo porque cuando un mujer es víctima de violencia de género, toda la red de protección es insuficiente sino se trabaja también con el agresor".

Lo que ya tiene Mendoza
-Un refugio en construcción que podría concluirse a fin de año
-$1, 8 millones destinados a reparar pequeñas casas para albergar a víctimas. Se recuperó una en Guaymallén, otra en Tunuyán y se está trabajando en dos de Malargüe. Tambíén en Santa Rosa, San Carlos y San Rafael $1,3 millones en asistencia directa para víctimas

Qué se busca
-Hacer un hogar en el Sur con el plan nacional.
-Tener una línea propia, además del 144, para atender a las mujeres

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas