Mendoza - San Carlos San Carlos
jueves 01 de septiembre de 2016

Vinos orgánicos: lo más "in" del momento

Tras la experiencia de bodegas mendocinas como Krontiras, Cagliore y Vinecol otros emprendimientos vitivinícolas de renombre se han sumado a esta tendencia que cada vez genera más adeptos en la industria.

Tras la experiencia de bodegas mendocinas como Krontiras, Cagliore y Vinecol. que utilizan sólo métodos específicos de elaboración naturales y biodinámicos para realizar sus vinos orgánicos, otros emprendimientos vitivinícolas de renombre se han sumado a esta tendencia que cada vez genera más adeptos en la industria.

El caso más reciente es el de Bodega Escorihuela Gascón y su Organic Vineyard - Malbec 2015, que acaba de salir al mercado y del cual sólo se han producido apenas 1.000 botellas.

El enólogo responsable y a quien se le ocurrió la idea de que la bodega tuviera su propia experiencia orgánica fue Matías Ciciani Soler.

Las uvas provienen de La Consulta, en San Carlos, más específicamente de El Cepillo, y el riego se hizo por goteo.

Hablamos de un vino rojo violáceo profundo, brillante y ágil en copa. En nariz, ofrece un buen caudal frutal con trazos terrosos y se destacan los aromas de frutos negros y rojos como ciruelas, cerezas negras, arándanos y moras.

Luego, a medida que pasan los minutos, emergen notas de violetas, hierbas aromáticas, tomillo y romero, y dejos balsámicos que definen la complejidad y el carácter del malbec de los climas fríos de altura.

Se trata de un vino de paladar amable y ligero, con medio de boca sabroso y refrescante gracias a una acidez vibrante. Es ideal para acompañar carnes rojas grilladas o la parrilla, achuras, quesos de pasta dura y variedad de fiambres.

El mundo orgánico
La producción de vino orgánico habla de por sí acerca de sustentabilidad ambiental, es decir, de proteger a los seres vivos y su entorno. Uno de sus principios básicos es que desde el cultivo de la uva hasta la elaboración del vino no se permite la utilización de productos provenientes de la industria química.

Fuente:

Más Leídas