Mendoza - Las Heras Las Heras
domingo 14 de mayo de 2017

Vendimia Solidaria y un espacio que brinda contención a los niños con VIH

Fundación América le donó una casa a Vida Infantil, una institución sin fines de lucro que trabaja en la protección de menores afectados por el sida y atiende hoy a 614 chicos.

Por Claudia Veloce Lucero
lucero.claudia@diariouno.net.ar

Desde 1996 Mendoza cuenta con una institución sin fines de lucro, que trabaja en la promoción y protección de niños, niñas y adolescentes afectados por el VIH sida, y que viven con esta enfermedad.

En la actualidad Vida Infantil trabaja con 614 chicos. Sus acciones están orientadas en dos direcciones: una dedicada específicamente a la población afectada por VIH y otra direccionada a la prevención, con actividades recreativas, educativas y de capacitación.

"Los comienzos fueron muy difíciles porque no había un camino transitado al cual imitar o acompañar. Era un camino por hacer, muy nuevo. Entonces pedí ayuda y el doctor Bittar, jefe del Programa Provincial de Sida, se puso a disposición y trabajamos juntos en crear los primeros lineamientos del tema", explicó Liliana Mariconda, presidenta de la fundación Vida Infantil.

En ese largo camino llegaron a la zona de El Resguardo, en Las Heras. "Este lugar era un baldío que nos ofrecieron para poder iniciar las actividades. Empezamos a funcionar en un trole en desuso y poco a poco logramos ir construyendo la primera parte de nuestra institución", comentó Liliana.
Luego, gracias a Vendimia Solidaria, de Fundación Grupo América, y a Daniel Vila, que les donaron una casa, pudieron ampliar el lugar.

"Vendimia Solidaria permitió que el espacio se ampliara para cubrir la demanda tan importante que tenemos de niños, niñas y adolescentes que realizan muchas actividades. Quiero decirle a Daniel que gracias a él, a su impulso, a su iniciativa, hemos podido recibir a tantos niños más que necesitaban de las actividades que acá se realizan", dijo la presidenta de Vida Infantil.

"Siempre confiamos en Vendimia Solidaria. Nunca tuvimos ninguna duda de que la casita que habíamos pedido con los fundamentos y con la necesidad que teníamos de ampliar los brazos a más cantidad de niños que requerían de nuestros servicios se haría realidad en algún momento", sostuvo Mariconda.

Para toda la comunidad de Vida Infantil, la respuesta de Vendimia Solidaria fue muy sorprendente. No la esperaban tan rápido. Por eso la alegría inmensa con que la recibieron.

"Fue una verdadera alegría. Todos los chicos festejaban, se reunieron acá, hicimos una fiesta y celebramos entre todos, porque la vida y crecer hay que celebrarlo, especialmente en nuestro caso y en nuestra institución, donde la vida y conservar la vida es tan importante, ya sea en nuestros papás o en nuestros niños", señaló Liliana Mariconda.

Centro de desarrollo e inclusión
La organización surgió por el espíritu y el ímpetu de su presidenta, quien se adelantó a una situación que en esos años empezaba a notarse. "Yo veía que esta problemática y estos niños que íbamos a tener en Mendoza de manera inevitable necesitaban un lugar que los contuviera. No podían no tener respuesta. El Estado decía que no podía con esto y yo entendí que era mi responsabilidad", contó la presidenta de Vida Infantil.

Hoy la institución tiene 78 familias afectadas por el VIH. Son 200 niños, niñas y adolescentes involucrados por esta problemática que impacta fuertemente en sus vidas.

"Estos chicos afectados por el VIH se encuentran en nueve departamentos de la provincia, y eso dificulta un poco el vínculo estrecho y cotidiano que quisiéramos desarrollar. Pero estamos permanente comunicados y una vez al mes, hacemos un encuentro con estas familias, para poder tener un contacto y saber cómo están", expresó Mariconda.

Además está la población del lugar, que todos los días concurre a recibir alguna prestación de los múltiples proyectos que tiene Vida Infantil. Uno de ellos es el de seguridad alimentaria, en el cual entregan módulos alimentarios a familias afectadas por el VIH y con alta vulnerabilidad social. Otro es el de Conserjería Jurídica, hay uno de integración a través de la música, para lo cual han formado una orquesta infantil y está el proyecto del Centro de Apoyo Educativo, que utilizan además como pretexto para llevar el mensaje de la prevención. Todo está impregnado de contenido para prevenir y tratar de frenar esta pandemia.

Finalmente, el último proyecto que han incorporado es el CEPAT (Centro de Prevención, Asesoramiento y Testeo para VIH). Se trata de un proyecto que se reanudará el 7 de junio y por el que las personas pueden acercarse voluntariamente al lugar los miércoles de 9 a 11 y realizarse en forma rápida, confidencial y sencilla un test para saber si están afectadas por esta enfermedad. Para esto, se utilizan tiras reactivas y en 15 minutos se obtienen los resultados.

Si el resultado es negativo, las trabajadoras sociales a cargo del proyecto, Sonia Álvarez y Priscila Rodríguez, trabajan y refuerzan la idea del cuidado y la prevención. En caso de ser reactivo (positivo), lo que hacen es acompañar a la persona y explicarles los pasos a seguir y derivarla con un equipo de profesionales que la acompañarán en su tratamiento.
Fuente:

Más Leídas