Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
sábado 11 de junio de 2016

Vecinos que le cambian la calidad de vida a San Carlos

La Unión Vecinal de La Consulta se formó en 1952 y hasta hoy se mantiene activa como el primer día.

San Carlos. Dedicar tiempo, comprometerse, mantener la continuidad y la independencia económica, tener visión de comunidad, ser honestos. Estas fueron las claves que, uno a uno, fueron detallando los actuales miembros de la comisión directiva de la Unión Vecinal de La Consulta como necesarias para mantener activa y ordenada una organización social que tiene 64 años. Son un ejemplo justamente hoy que se celebra el Día del Vecino.

Más allá de que compartían la amistad o el buen trato de quienes viven en un mismo distrito, fue un propósito el que los unió hace más de 24 años: afrontar el desafío de tomar las riendas de la unión que se fundó en San Carlos en abril de 1952 y que es una de las más antiguas de Mendoza.

"El primer empuje fue el económico. Acá no había gas natural y nosotros hicimos toda la red para La Consulta a través de un convenio con la Provincia, que tenía líneas de crédito de infraestructura social básica a través del Banco de Previsión Social", detalló Silvio Pannocchia, suegro del gobernador Alfredo Cornejo y actual presidente, sobre una de las grandes obras que encabezaron a principios de los '90, integrando la gestión de Humberto Tagarelli.

El plan era ambicioso y ante la privatización de Gas del Estado, buscaron la manera de seguir brindando un servicio que fuera accesible a los vecinos, lo que los llevó a formarse como redistribuidores y a crear Gas del Sur SA, de la cual hoy son accionistas y por la que llegan a distintas zonas llevando este servicio. Su éxito se tradujo en números: ya en 1992 1.200 familias tenían gas natural.

"Esta unión ha tenido la suerte de tener siempre una buena continuidad de trabajo en sus comisiones y una clara visión de futuro", remarca el dirigente, señalando que siempre se han regido por el estatuto que se creó hace 64 años, cuando el presidente era Atilio Chacón.

Por eso, desde un principio, apostaron a la salud y fueron los artífices de las mejoras del Centro de Salud 101 que pasó de ser una sala de primeros auxilios a ofrecer laboratorio, guardias nocturnas, enfermería, salas de internación amplias y con todas las comodidades, así como un sector destinado a los rayos X y a las ambulancias. "¿Por qué pensamos en la salud? Porque es la mayor demanda, porque cuando llegan de afuera y no los atienden, no tienen otras posibilidades y se vuelven a sus casas", agregó Aldo Piña, prosecretario.

También se encargaron de que creciera la sede de la calle San Martín y por eso, transformaron un viejo tinglado en un salón de eventos, donde se reúnen cada miércoles, y habilitaron varias oficinas donde hoy funciona una delegación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y ANSES (ver aparte). En el primer piso decidieron que hubiera una biblioteca y por eso, trasladaron allí a la popular Dr. Faustino Gil que funcionaba en un garaje.

"Teníamos internet cuando el común de la gente no tenía. Acá venían las esposas de los enviados en misión de paz a Chipre para comunicarse con ellos. Hemos tenido siempre la idea de comprar la última generación y estar actualizados", contó Bernardino Luffi, vicepresidente.

Ellos entienden que la comunicación es fundamental y por eso tienen página web y Facebook, pero también aspiran a recuperar hábitos culturales. "Queremos que la lectura no se pierda, que vuelvan las investigaciones al libro. Estamos viendo cómo atraer a los chicos a la biblioteca", contaron Carmen Caraballo y Claudia Lira, secretaria y bibliotecaria respectivamente.

Armar un banco ortopédico, haber gestionado la donación de 54 camas provenientes de Canadá para renovar todas las del hospital Tagarelli, haber puesto en funcionamiento el cuerpo de Bomberos y mantener las puertas de la sede abiertas todos los días para que Ariel Lucero, el secretario, atienda las inquietudes de los vecinos hasta en trámites con organismos provinciales, como Aguas Mendocinas, son algunas de las acciones que se suman a una larga lista de intervenciones de esta unión vecinal.

"La idea es ser independientes del Gobierno, no tener dependencia del Estado", aclaran. Es que ellos, para contar un fondo de dinero y seguir haciendo obras, crearon una rifa que se realiza cada dos años y a través de la cual se entregan premios todos los meses, con uno mayor que es una casa a estrenar (llevan 7 entregadas). La respuesta ha sido favorable, al punto de que –aseguran– en 15 días se agotan los 1.000 números que venden y con el que se asegura cada grupo familiar ser socio de la unión vecinal. "Lo fundamental acá es tener una comunidad como la nuestra, que cree en su organización y que la apoya, que le da continuidad a una cultura de cuidar a sus organizaciones", cerró Pannocchia.

Limitan la atención de ANSES en su sede por la falta de personal


Entre otros de los servicios que ofrece, la Unión Vecinal de La Consulta le cedió hace varios años a ANSES su espacio físico, sus servicios de telefonía e internet para que pudiera atender a los sancarlinos que, ante la necesidad de cualquier trámite por asignaciones, debían viajar hasta Tunuyán.

La iniciativa fue un éxito y en los números se vio reflejado, ya que en 2015 atendieron a cerca de 12.000 personas y en lo que llevaban del 2016 el número ascendía a 2.000.

Sin embargo, hace unos días decidieron interrumpir la prestación del espacio que le daban a este organismo nacional que desde principios de año resintió la atención porque no enviaban al personal humano necesario o sólo por unas horas, lo que generaba demoras de días para la realización de un trámite o que los vecinos, en su mayoría adultos mayores o mujeres con niños debieran esperar muchas horas o volverse a sus casas sin solución.

"Se estaba viviendo un maltrato hacia la gente y hacia nosotros también porque las culpas recaían en la unión vecinal. Entonces decidimos que esto así no podía seguir", comentó uno de sus miembros ante la decisión de no cederles el lugar hasta tanto no les garanticen que la atención vuelva a ser la de antes.

La unión vecinal no sólo les cedía las oficinas a ANSES, sino que también se encargaban de que las más de 60 personas que pasaban por día pudieran mantenerse en un lugar calefaccionado y con un desayuno.

A dónde contactarse

Las consultas y los servicios que brindan a la comunidad son permanentes y por eso, atienden de lunes a viernes, en doble turno, en la sede de San Martín 427. El teléfono es 2622 47-0151 y también tienen su página: www.uvlaconsulta.com.ar y Facebook.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas