Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 14 de septiembre de 2017

Valerio: "Los jueces tienen que cambiar la cabeza"

El juez de la Suprema Corte dijo que esa actitud es crucial para que funcione el nuevo sistema de la oralidad penal en Mendoza.

La polémica para que los jueces penales de Garantías de Mendoza trabajen doble turno, realizando audiencias orales en horario de tarde, con el fin de que no se atrasen las investigaciones penales y el combate contra el delito, sigue vigente.

Las voces no se acallan ni del lado que denuesta a los magistrados, acusándolos de no querer trabajar, ni tampoco de lado de los jueces, que se quejan de que la instrumentación de la oralidad es un desastre que no permite conseguir el objetivo de una Justicia más ágil.

El último juez que ingresó en la Suprema Corte de Justicia, José Valerio (nominado por el gobernador Alfredo Cornejo), se metió de lleno en el debate y sin vueltas sentenció: "Los jueces tienen que cambiar la cabeza".

valerio.jpg
En Tribunales. Cornejo felicita a Valerio ante la mirada del presidente de la Suprema Corte, Pedro Llorente. 
En Tribunales. Cornejo felicita a Valerio ante la mirada del presidente de la Suprema Corte, Pedro Llorente.

–¿Están en condiciones los juzgados de Garantías de realizar las audiencias orales en doble turno?
–El mayor problema que tenemos es de gestión, tenemos que aprender a gestionar. La oralidad es una metodología distinta. Era fácil cuando era escrito porque se delegaba todo. La audiencia del testigo la tomaba el auxiliar, también la del perito que venía a declarar y después el prosecretario o el secretario colaboraban en la redacción de la resolución que tomaba el juez. En la audiencia oral, en cambio, tiene que resolver el juez y antes, tiene que escuchar al testigo y al perito. Por eso, la disposición horaria y el tiempo de trabajo son distintos porque cambia la metodología, hasta las resoluciones son distintas.

–Usted está diciendo que la tarea que antes estaba repartida entre varias personas, con la oralidad se centraliza en el juez. ¿No hacen falta más jueces de Garantías?
–Primero hay que ordenarse, hay que analizar cuál es el flujo de trabajo, cuál es la nueva metodología y entonces vamos a saber si hacen falta más jueces. Si nosotros pensamos en la lógica del procedimiento escrito, lógicamente, la necesidad de los jueces es distinta. Primero hay que analizar el sistema.

–¿Hoy no están entonces en condiciones de aplicar el doble turno, como reclama el procurador de la Corte, Alejandro Gullé?
–No sé, habrá que verlo. La oralidad está relacionada con el cambio en la metodología de las audiencias. Hay jueces que siguen aferrados al expediente por más que hagan audiencias orales. En cualquier país estas audiencias duran 15 minutos y acá duran una hora y media, como si fuera un expediente escrito.

gulle-2.jpg
Alejandro Gullé.
Alejandro Gullé.

–Pero en esas audiencias los fiscales y los defensores también se toman su tiempo. Lo hemos visto.
–Esto es como cuando se pasó de la máquina de escribir a la computadora. El primer proceso fue usar la computadora como una máquina de escribir. En el proceso de oralización va a pasar lo mismo, van a actuar como si tuvieran el expediente escrito.

–¿Va a servir la oralidad?
–La oralidad es, fundamentalmente, para exponer a todos los jueces a que resuelvan y que la gente sepa cómo se resuelve, porque la Corte está comprometida con la transparencia y la oralidad.

–¿Jueces, funcionarios y abogados tienen que cambiar la cabeza?
–Hay que cambiar la cabeza, hay que cambiar la metodología, hay que analizar y pensar de otra manera.

–¿Pero tienen suficiente estructura operativa para poder cambiar la cabeza?
–Eso es lo que estamos trabajando con la capacitación.

–No me está diciendo si es sí o no.
–Es que usted primero tiene que saber lo que tiene.

–Los jueces de Garantías dicen que no hay suficiente estructura.
–Tendrán que aprender cómo son los cambios y hacer audiencias como debe ser. Una audiencia de 10 minutos no puede durar una hora.

–¡Pero si hay audiencias de prisión preventiva que duran 4 días!
–Y si... Yo lo invitaría a otros países a ver cuánto duran.

–No lo sé, le pregunto por lo que sucede acá.
–Vaya a otros países y se va a encontrar con audiencias que demoran 10 minutos, 15 minutos, media hora. Lo que pasa es que no se puede utilizar la audiencia para venir a hacer un debate oral, porque cuando la audiencia se usa para esto, transformamos la discusión sobre la prisión preventiva en un juicio previo.

–¿Y qué va a hacer la Corte al respecto?
–Tiene que haber un cambio de mentalidad. Estamos trabajando en una agenda de audiencias orales con la que vamos a monitorear todo y además, la haremos pública por lo que habrá un control social sobre cómo funciona el sistema.

–¿Control social? Doctor, el control efectivo lo hace la Corte, que es la que tiene las facultades.
–El poder está en todos lados donde se ejerce. Hay poderes formales y también está el poder de los medios, que han generado cambios profundos en el Poder Judicial.

–¿Esta crisis está atravesada por una disputa ideológica jurídica?
–Esto no tiene nada que ver con la discusión del garantismo o el anarco-abolicionismo porque esto se trata de que hay que gestionar. No les estamos diciendo a los jueces que resuelvan de una manera u otra, les estamos diciendo que resuelvan. Yo soy garantista y estoy de acuerdo con estos cambios en la oralidad.

–Los que usted señala como abolicionistas, se autodenominan garantistas y dicen que usted pertenece al pensamiento de la mano dura, de la derecha judicial.
–Deberían leer al padre del garantismo que es Luigi Ferrajoli (jurista italiano) que los trata a ellos de anarco-abolicionistas.

–¡Están en una batalla ideológica entonces!
–Mire, yo cumplo con la ley, la Constitución y los tratados. El que no cumpla con esto deberá responder.

–¿Usted dice que los abolicionistas no cumplen con la ley?
–Insisto: yo cumplo con la ley. Hay distintas posiciones jurídicas, ideológicas. Siempre existieron y van a existir porque el pluralismo es base de una democracia y en el Poder Judicial debe haber pluralismo.

octava-camara-del-crimen.jpg
Ramiro Javier Salinas; Alejandro Miguel y Luis Correa Llano, de la octava cámara del crimen.
Ramiro Javier Salinas; Alejandro Miguel y Luis Correa Llano, de la octava cámara del crimen.

–Lo que parece desde afuera es que a un sector le molesta el otro.
–A mí no me molesta el otro sector.

–¿A usted no le molesta su par, el juez Omar Palermo, y su abolicionismo, como lo califican?
–A mí no me molesta ninguno y ni su anarco-abolicionismo. No hay diferencias en cómo vamos a resolver por los planteos ideológicos. Cada uno tiene su planteo, yo integré tribunales donde había distintos planteos y cuando hubo que debatir, se hizo, y cuando hubo que dictar sentencia con distintas posturas, cada uno expresó su posición sin problemas.

valerio, palermo, adaro.jpg
José Valerio, Omar Palermo y Mario Adaro, de la Sala Segunda de la Corte.
José Valerio, Omar Palermo y Mario Adaro, de la Sala Segunda de la Corte.

Fuente:

Más Leídas