Mendoza Mendoza
miércoles 27 de abril de 2016

Vale reactivará el proyecto Potasio Río Colorado pero dejando de lado el plan original

Redefinieron las proporciones del proyecto y reducirán la producción de los 4 millones anuales originales a 1,3 millones de toneladas. No harán las vías para el tren

La empresa brasileña Vale oficializó su propuesta para reactivar el proyecto minero Potasio Río Colorado en el sur malargüino, con lo cual no solo ganará tiempo para no perder la concesión del emprendimiento, sino para conseguir un socio estratégico que aporte dinero y haga factible el negocio de la extracción de las sales. La novedad fue presentada ante el Gobierno provincial el viernes pasado y consiste en una redefinición de las proporciones del proyecto: serán producidos 1,3 millones de toneladas anuales de sales de potasio, en lugar de los 4 millones de toneladas originales; se dejará atrás al construcción de 352 kilómetros de vías ferroviarias hasta el puerto de Bahía Blanca y en su lugar, se ocuparán camiones que llegarán hasta la estación de transferencia de Río Negro, también ya no serán necesarias rutas accesorias, escuelas, del mismo modo que los pedidos de excepciones impositivas para darle continuidad, como ocurrió en 2012 cuando se anunció el congelamiento de las obras por un monto total de 6.000 millones de dólares y fueron despedidos 4.000 operarios contratados para el desarrollo.

En términos económicos, para concretar este nuevo proyecto Vale deberá invertir 1.500 millones de dólares más, que se suman a los 1.500 millones de dólares en bienes ya instalados. Además, requerirá de otro año para hacer el proyecto técnico y conseguir el socio, aún cuando ya hay interesados en participar de la concesión. De hecho, en la búsqueda de una salida, Vale tuvo que admitir que no podría seguir con la explotación de la mina debido a sus propios problemas financieros, el estado cambiante del mercado de los fertilizantes para la agroindustria y la dura competencia que existe en la materia, donde las grandes multinacionales no les interesa tener un nuevo y gran competidor como sería Vale en su versión original. Por eso, al no tener salida para vender el proyecto entero, que ya le ocasionó pérdidas de 2.600 millones de dólares, la empresa brasileña escuchó las propuestas de los posibles interesados en intervenir, los que pusieron, casi como condición, que el proyecto tuviera dimensiones más humildes.

Con este escenario, desde el propio Gobierno provincial estimaron que las obras en territorio empezarán recién en 18 meses. Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía del Ministerio de Economía de la Provincia, defendió la posición oficial de considerar esta presentación de Vale como parte del cumplimiento del pliego de condiciones que los obliga a retomar la inversión antes de marzo del 2017, según lo exige el Código Minero.

"Mientras muestren seriedad y que están trabajando, acompañaremos los plazos", indicó Guiñazú para despejar cualquier duda de una posible especulación de parte de la empresa para obtener más tiempo, aunque en la práctica, se tomará un año más para traer nuevos socios y seis más para empezar a construir la mina. Por supuesto, que el compromiso de contratar a personal de Mendoza está firme, con la variación de que será mucho más durante el período de construcción y disminuirá una vez que empiece la explotación en sí.

Impacto ambiental
Además, el proyecto podría no requerir la aprobación legislativa puesto que no se trata de algo nuevo, sino de la misma explotación más pequeña, que requieren menos agua, menos pilas de sales que eran parte de los impactos ambientales. Aún así, Guiñazú recordó que cada dos años, cualquier emprendimiento debe actualizar su declaración de impacto ambiental y dejó pendiente la definición de este aspecto a futuros encuentros con la Secretaría de Ambiente.
Fuente:

Más Leídas