Mendoza - DGE DGE
viernes 14 de julio de 2017

Vacuna del papiloma: "Citan referencias de páginas web que son antivacunas"

Lo dijo Iris Aguilar, jefa del Programa de Inmunizaciones de Mendoza, por la polémica desatada en escuelas del Sur mendocino.

Iris Aguilar, jefa del Programa de Inmunizaciones de Mendoza, hizo sonar la campana de alerta, por la polémica desatada en algunas escuelas del Sur de Mendoza, donde no se aplica la vacuna del papiloma humano.

"Hemos notado que especialmente con esta vacuna se plantea alguna resistencia en algunos colegios religiosos, sobre todo del Sur. Con datos concretos lo supimos. Primero eran rumores y después vimos un tipo de instructivo que dice los inconvenientes, citando referencias de páginas web que son antivacunas", afirmó Aguilar, especificando que sus principales indicadores fueron también las notificaciones diarias de las dosis aplicadas y lo que dicen los mismos vacunadores luego de repartir los consentimientos en los colegios, además de las solicitudes que reciben de colegas para ir a hablar a esta zona, precisamente porque detectan esta resistencia.

La funcionaria destacó que hay ciertos mitos en torno a su aplicación, sobre todo asociados a la edad en la que se les coloca (a los 11 años, tanto para varones como para mujeres).

"Cuanto más joven se administre mejor es la respuesta del organismo. El otro cuestionamiento es que si la hija no va a tener relaciones hasta que sea grande, cuando las inicie no va a estar protegida. Pero esta vacuna persiste en su cuerpo durante más de 10 años y algunos modelos matemáticos ya hablan de protección para entre 20 y 30 años", explicó.

Con respecto a la información que dicen que están haciendo circular en algunos colegios, desde la Dirección de Educación Privada de la DGE aseguraron que no hay denuncias formales hechas en esta dependencia, y que la escuela es facilitadora de este programa de vacunación, por lo que no puede intervenir en la decisión de los padres.

"El objetivo del programa no es confrontar sino informar, pero con fuentes adecuadas, no con informaciones incorrectas que generan temor y que llevan a que las nenas no queden con la vacuna colocada, lo que puede tener consecuencias graves. Confunden vacunarse o lo asocian con una habilitación para el inicio precoz de las relaciones sexuales y no tiene nada que ver", cerró Aguilar.
Fuente:

Más Leídas