Mendoza - Malargüe Malargüe
sábado 12 de agosto de 2017

Vaca Muerta: inician labores en Mendoza

Cornejo avaló la exploración mediante fracking en 4 pozos del Sur provincial que forman parte de ese megaproyecto. El plan implicará una inversión total de 1.000 millones de dólares y 4.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

El gobierno de Alfredo Cornejo ha dado los primeros pasos para comenzar la explotación sobre el lado mendocino del megayacimiento petrolero Vaca Muerta.

El 31 de julio autorizó el inicio de la exploración en cuatro pozos petroleros en la zona de Puesto Rojas, en El Sosneado, en el límite de Malargüe con San Rafael.

La decisión adquiere especial notoriedad porque implica el inicio de los trabajos sobre el yacimiento no convencional con mayor potencial del mundo, según los especialistas, y porque además –justamente por tratarse de una reserva no convencional– obliga a utilizar el fracking para extraer el petróleo de la roca, un método de extracción resistido por algunas entidades ambientalistas.

La semana entrante el Gobierno tendrá en mano el resultado de la auditoría encargada por la firma poseedora de los pozos, El Trébol SA. El informe está a cargo de la fundación del Centro Regional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CRICYT), para determinar la factibilidad ambiental y económica del proyecto.

El resultado establecerá si el proyecto es viable desde el punto de vista ambiental, es decir si no implica daño para el entorno; y desde el punto de vista económico, si puede ser rentable la extracción de petróleo ocluido en la roca a 1.800 metros de la superficie, cuando la extracción convencional se hace a unos 800 metros tierra abajo.

Si el informe es favorable, se podrá dar inicio a la actividad de exploración en la zona, lo que implica una inversión total de U$S1.000 millones y 4.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

Para el Gobierno, para las entidades empresariales más representativas de la provincia y para el sindicato que nuclea a los trabajadores petroleros, el proyecto es una oportunidad de oro que permitiría darle un fuerte envión a la actividad petrolera que viene decaída en los últimos años.

De hecho, la UIM (Unión Industrial de Mendoza) y Aderpe (Asociación de Empresarios de Rodríguez Peña) están entre las primeras entidades que han salido a "bancar" el proyecto porque supondría una reactivación para numerosas pymes que prestarían servicios de forma directa e indirecta en el sector petrolero.

Desde Aderpe, la entidad que preside Gloria Magnaghi, sostienen que "la tarea realizada por el Gobierno de Mendoza, de promover la inversión para el desarrollo de dicha actividad en el Sur de la provincia, en pos de generación de puestos de trabajo genuinos, es un gran logro para diversificar las actividades económicas de la provincia".

También el Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y el Gas Privado, que encabeza Julián Matamala, está fuertemente interesado en que se lleve adelante el proyecto.

Operación auditada

"La operación está siendo auditada por técnicos de diferentes organismos que acompañan el proceso en tiempo real aplicando controles aún más estrictos de los que se aplican en Neuquén y en otros lugares del mundo", expresó.

Y agregó: "La explotación que se busca hacer está a más de 1.900 metros de profundidad por debajo de los yacimientos convencionales que están siendo explotados ahora. Está totalmente aislada de los acuíferos por miles de metros de rocas. La gente debe estar tranquila porque es imposible que las napas de agua, que no están a más de 350 metros de profundidad, se contaminen con esta actividad que se hace a 2.000 metros de profundidad", detalló Matamala.

En tanto el abogado Marcelo Romano, especialista ambiental, opinó que "lo que buscamos es cuidar la actividad y cuidar el ambiente; se pueden hacer las dos cosas".

"Nosotros vemos que la Dirección de Protección Ambiental de la provincia avanzó demasiado rápido con las autorizaciones aprobando el proceso de estimulación hidráulica para esa área en tan sólo cuatro días", señaló.

El 31 de julio pasado el Boletín Oficial publicó la autorización para que el proyecto comience a utilizar la técnica de "estimulación hidráulica", comúnmente conocida como fracking.

Textuales


"El desarrollo de la cuenca mendocina llevada adelante con responsabilidad de todos los sectores que la componen, tal como ha sido emprendido, es un vector de crecimiento y oportunidad, importantísimo, que como mendocinos no podemos desaprovechar"
Gloria Magnaghi, de Aderpe

Nosotros no estamos en contra de la explotación petrolera, sólo queremos que se cumpla con lo que estipula la ley 5.961. Sabemos la importancia de crear puestos de trabajo y generar actividad, pero hay que cumplir la ley"
Marcelo Romano, abogado

El fracking es una técnica que se utiliza en la cuenca cuyana desde hace más de 50 años. Se usa el agua que se extrae junto con el petróleo de los pozos convencionales; la cantidad de líquido que se usa es la misma que hace falta para regar una hectárea de ajo"
Julián Matamala, del sindicato del petróleo
Fuente:

Más Leídas