Mendoza - Judiciales Judiciales
martes 25 de julio de 2017

Una mujer le ganó una demanda a la esposa de su amante

La relación comenzó sin saber que el hombre estaba casado. La esposa le hizo un escándalo en el banco en el cual trabajaba y ahora deberá pagarle $60.000.

En un fallo civil con pocos precedentes en Mendoza una mujer le ganó una demanda por daños y perjuicios a la esposa de su amante. Ahora deberá ser indemnizada con una considerable cantidad de dinero.

El triángulo amoroso comenzó en 2013, más precisamente en agosto. La mujer -se reservan las identidades de todos los protagonistas- trabajaba en un reconocido banco ubicado sobre calle Colón de Ciudad. A principios de ese mes, el hombre acudió a realizar un trámite y la vio. Quedó flechado de tal forma que se quedó esperando a la salida de su trabajo para invitarla a tomar un café.

Siguiendo la versión de la demandante, tiempo después comenzaron un noviazgo. El individuo le dijo en ese momento que estaba separado y que su supuesta exesposa residía en España. Incluso la hija y la nuera del conquistador estaban al tanto de la relación con la empleada del banco.

El amorío avanzó hasta tal punto que el hombre le ofreció las llaves de su cochera a la mujer, ya que residía en un edificio cercano al banco donde trabajaba.

En septiembre se rompió la burbuja. El 6 de ese mes regresó de Europa la esposa y se puso furiosa al ver un auto ocupando su cochera. El hombre mandó al portero del edificio a reclamarle la llave del estacionamiento a su amante y le advirtió a ella que no volviera por el lugar ya que "corría riesgos".

Ese mismo día, la empleada bancaria recibió 14 llamadas telefónicas e innumerables mensajes de texto. Si bien había devuelto la llave de la cochera, el 9 de septiembre la esposa se presentó en el banco y le pidió a su rival que la llamara por teléfono porque sino "lo iba a pagar caro", tal como reza en la denuncia.

Veinte días después, la esposa engañada volvió a acudir al banco y solicitó hablar con los directivos. En esa charla difamó a la empleada y pidió que la echen, aunque no logró su objetivo.

El triángulo amoroso tuvo varias consecuencias, entre ellas una causa penal y otra civil. En la primera la esposa quedó sobreseída -se retractó de sus actos-, pero en la segunda fue condenada a pagar 60 mil pesos más intereses a la amante de su marido.

Litigio

La jueza civil Rosana Moretti fue quien accedió a la demanda que reclamó la amante en conceptos de gastos terapéuticos, gastos judiciales y daño moral. En la contestación a la acusación, la esposa negó todos los hechos pero las pruebas terminaron confirmando la versión de la empleada del banco.

Incluso las autoridades de la sucursal se presentaron a declarar y ratificaron que la mujer se presentó pidiendo que echen a la actora diciendo que "es una puta, una cualquiera", entre otros agravios. Pero los dos jefes de la mujer confirmaron que tenían muy buen concepto sobre ella y jamás había estado involucrada en una situación similar.

La juez consideró que esto mostró "el dolo de la demandada para dejarla mal y perjudicarla en su trabajo". "Los hechos que tengo por probados me llevan al convencimiento relativo a que se ha producido para la actora un impacto espiritual por esta vía resarcible", detalló.



Fuente:

Más Leídas