Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 22 de noviembre de 2016

Una denuncia contra Macho por amenazas desnuda la crisis en ATE

La Justicia analiza si será imputado por haber amenazado a la directora del OAL, Verónica Álvarez.

Mientras la Justicia decide si será imputado el titular de ATE, Roberto Macho, por haber amenazado a la directora de los órganos administrativos locales (OAL), Veronica Álvarez, puertas adentro del sindicato están trabajando a destajo para hallar el modo de amortiguar los golpes a la representatividad del gremio por los constantes escándalos que provoca la actual conducción y dejan como saldo un clima interno muy hostil, denuncias cruzadas y una pérdida soterrada de afiliados.

Desde febrero en adelante, cada conflicto gremial terminó en peleas, gritos, golpes e insultos, como cuando en la puerta del Casino de Mendoza, la esposa de Macho, Adriana Iranzo, le tiró el pelo a Josefina Canale, directora de ese organismo, o durante una manifestación en Casa de Gobierno en marzo, Macho terminó con la nariz rota después de forcejear con la guardia policial para ingresar. También terminó lesionado cuando fue atacado en el Hipódromo. El 1 de mayo también cruzó empujones en la Legislatura al querer entrar a la Asamblea Legislativa.

En junio se vio a la familia Macho comer pan, que luego no quiso pagar, ante las cámaras de un supermercado. Más tarde, el sindicalista fue denunciado por ejercer violencia contra dos empleadas del propio gremio, a lo que sumó las amenazas contra Álvarez y sus hijos por haberles descontado los días a quienes hicieron huelga por los cambios en la DINAF.

Desde que asumió en septiembre pasado, Macho se ha mostrado poco dispuesto al diálogo, ya que nunca fue a ninguna reunión en el Ministerio de Salud, como lo han hecho AMPROS, Sitea o ATSA. Ahora tampoco escucha a sus propios compañeros de ruta y de hecho, ya su relación con el secretario adjunto de ATE, Jorge Chávez, está totalmente quebrada.

frases.jpg

La falta de diálogo interno
Tras ser denunciado el viernes por la funcionaria del OAL, la comisión directiva el gremio había convocado a una reunión para analizar alguno de los problemas en agenda, como es la periodicidad de los encuentros de dicha comisión, los registros de los gastos, el cumplimiento del estatuto o el llamado a elecciones para delegados. Por supuesto, que en ella se iba a requerir una explicación a Macho sobre los hechos del viernes. Pero simplemente, como dentro del cuerpo colegiado no tenía los votos para proceder como él quería, se retiró. Desde entonces, no ha vuelto a hablar con sus pares y poco a poco, su círculo de influencia va estrechándose, dejando más en evidencia la pelea interna con su mentora y ex socia de cientos de batallas gremiales, Raquel Blas.

Por eso, Blas lo denuncia sin miramientos por incumplir con cuestiones básicas del mandato gremial, como llamar a elecciones cuando se termina el período de los delegados sindicales, hacer actas antes de la finalización de las reuniones, desplazar delegados por no comulgar con su particular estilo de conducción, gritar a empleados, utilizar a los medios del sindicato para beneficio propio y de su familia. En tanto, Macho responde poniendo en duda la transparencia de su gestión sobre los fondos de ATE.

Salvar el gremio
Sin embargo, la preocupación profunda de los afiliados al gremio no es tanto saber quién tiene la razón, sino la caída estrepitosa del poder negociador que supo conquistar a fuerza de mérito propio y también de errores de los gobiernos de turno. Esto no se escapa a nadie que tenga responsabilidades frente al sindicato, por lo que todos harán de cuenta que el gremio puede funcionar a pesar de las equivocaciones de Macho y los suyos.

Este jueves está convocada una asamblea para decidir qué acciones serán tomadas para conseguir reabrir paritarias antes de fin de año.

En tanto, esperan resultados de las denuncias interpuestas ante el Ministerio de Trabajo por incumplimiento del estatuto del empleado público. Además de guardar bajo la manga, la posibilidad cierta de que si Macho no cambia de actitud, pueda pedirse la intervención del Consejo Directivo Nacional de ATE.

La funcionaria del OAL, con custodia policial en su vivienda
El viernes pasado se hizo un acta frente al OAL para pedir que se pagarán los salarios adeudados y no se descontará el día a los que habían protestado por los cambios en la Ley de Niñez y Adolescencia.
La discusión subió de tono y según testigos, Macho habría expresado que el problema era personal entre ellos, que la iba a ir a buscar donde estuviera porque sabe dónde vive y a qué escuela van sus hijos".

Álvarez, por temor, decidió hacer la denuncia policial y la fiscal Susana Muscianisi le colocó custodia policial en la vivienda. Macho por su parte, ha negado cualquier tipo de amenazas y lo dice en la página de ATE.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas