Mendoza - Las Heras Las Heras
martes 02 de agosto de 2016

Un viaje a la gesta libertadora y al pasado incaico en Las Heras

El Municipio lasherino inauguró una muestra de fotografías y pinturas sobre las huellas de San Martín.

La geografía de Las Heras permite un viaje único hacia la gesta libertadora del general José de San Martín y el pasado incaico en un mismo entorno natural. Con una muestra de arte en Las Bóvedas y la apertura del cerro Tunduqueral, el Municipio pretende poner en valor patrimonios que son joyas de la historia y la cultura tanto provincial, como nacional y americana.

En el primer caso, se trata de una exposición de fotografías y pinturas de artistas lasherinos en el patrimonio cultural e histórico nacional en Uspallata. Se encuentra abierta de lunes a domingo, de 9.30 a 19, en las Bóvedas Históricas de la localidad cordillerana, en la ruta provincial 39, kilómetro 12.

Siendo consciente del valor patrimonial histórico, cultural y ambiental de ese hito, el Municipio lasherino se puso a diagramar ejes de acción, primero para generar un ámbito integral de preservación, concientización y legitimación del cerro Tunduqueral, y recuperar el valor que había perdido en otros años (ya que fue el monte sagrado del pueblo huarpe, donde realizaban sus rituales y ofrecían sacrificios a los dioses), y en esta segunda etapa, darlo a conocer como atractivo turístico.

Con petroglifos que datan de más de 6.000 años, el Tunduqueral –debe su nombre a los tunduques, pequeños roedores de la zona– es uno de los principales destinos atractivos de Mendoza en cuanto a experiencias en entornos naturales con historia y de gran valor arqueológico.

Hace casi dos años, en setiembre de 2014, la Comuna de Las Heras y especialistas de la UNCuyo decidieron restringir el acceso al lugar, a sólo 5 visitantes por vez, para evitar que se siguiera dañando a raíz de la cantidad de personas que lo visitaban a diario, entre 300 y 400 personas en temporada alta.

En ese momento se cerró el acceso al sendero de 150 metros que vincula los cuatro bloques de piedra donde están los 18 grabados milenarios. Estos grabados fueron descubiertos a finales de la década del '50 por el arqueólogo Juan Schobinger, quien comenzó a estudiarlos.

En los '70, una firma que hacía un terraplén sobre el arroyo Uspallata dinamitó parte del cerro. La frenaron a tiempo.
Fuente:

Más Leídas