Mendoza - corrupción policial corrupción policial
viernes 24 de junio de 2016

Un primo del gobernador de Mendoza, en la mira por los servicios adicionales

Se trata del comisario inspector Daniel Humberto Neila, de 53 años y familiar de Alfredo Cornejo, a quien se le abriría un sumario administrativo.

Un primo hermano del gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo estaría en la lista de comisarios a los que en los próximos días se les abrirán sumarios administrativos por el escándalo de los servicios extraordinarios de vigilancia, realizados con personal policial que estaba en horario de trabajo y cobrados en mano y por afuera de la órbita del Ministerio de Seguridad, violando la regla. Así lo confirmaron ayer altas fuentes del Gobierno provincial que salieron a contrarrestar de este modo la idea de que se haya montado una persecución política.

También están en el blanco 6 de los 8 jefes policiales separados y pasados a disponibilidad el 13 de diciembre de 2015, apenas asumió Cornejo.

Dos de ellos, los comisarios Víctor Loyola y Darío Urrutia, ya fueron suspendidos esta semana (junto con sus pares Gustavo Garis y Miguel Medina), aunque lo de Urrutia no fue por el caso de los servicios sino por otra irregularidad.

De los 6 jefes restantes de la gestión anterior que pasaron a disponibilidad en diciembre, 4 aún están en la mira de la Inspección General de Seguridad (IGS), pero fuentes oficiales indicaron que fueron desplazados en ese momento por las irregularidades de los servicios extraordinarios detectadas.

El comisario inspector Daniel Humberto Neila, de 53 años, está tramitando su retiro, por lo que no está operativo. Tiene la misma edad que su primo hermano, el gobernador Alfredo Cornejo Neila. Ambos son de San Carlos, se criaron allí en la infancia y fueron juntos al mismo colegio, al Don Juan Bosco.

El caso del comisario Neila se convirtió en las últimas horas en el escudo de poder que utilizó el Gobierno de Mendoza para defenderse de las acusaciones del peronismo sobre una persecución política orquestada contra los jefes policiales que revistaron en los últimos ocho años de gobierno justicialista.

"Como será que no se trata de una persecución que hasta un primo del gobernador cayó en la volteada", afirmó una fuente del Barrio Cívico. Y para argumentar el guadañazo que se viene para otra quincena de jefes recalcó el informante: "Hay documentación que nunca alcanzó a perderse y que compromete a los jefes policiales, hay registros en los libros que revelan el manejo del personal policial para los servicios extraordinarios. Todo lo que se ha hecho ha sido muy grosero, muy burdo y con mucha impunidad".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas