Mendoza Mendoza
domingo 16 de octubre de 2016

Un nuevo desafío: reducir el 10% el déficit fiscal de todas las provincias

El titular de la cartera que maneja las cuentas locales también preside el Comité del Consejo de Responsabilidad Fiscal, que revisa la evolución presupuestaria en todo el país

Como si no le faltaran actividades, el ministro de Hacienda y Finanzas de la provincia, Martín Kerchner, sumó otra: es el flamante secretario general del Comité Directivo del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, un organismo creado por ley (la 25.917) para realizar un seguimiento de la evolución de las finanzas de todas las provincias.

Si bien deben reunirse periódicamente porque así lo indica la legislación nacional, hacía 5 años que esto no sucedía. A Kerchner se le multiplicó el trabajo: no sólo debe poner al día los informes y estadísticas de esta etapa en la que no funcionó, sino impulsar una modificación integral de la ley.

–¿Cuál es el objetivo del consejo?
–El cumplimiento de las metas de responsabilidad fiscal que fija la ley; una de ellas es dirigir informes trimestrales del avance de las ejecuciones presupuestarias nacionales y provinciales.

–¿Cómo trabaja el comité?
–Tengo un equipo de 6 personas en Buenos Aires. Hay una coordinadora, un abogado, un contador y un economista, que elaboran la información. Se hacen informes comparativos de salarios en las provincias y se comunican los resultados a los poderes ejecutivos. Es un organismo asesor que a la vez muestra quiénes cumplen la Ley de Responsabilidad Fiscal.

–¿Cuáles son los aspectos en los que se hace foco?
–Por ejemplo qué provincias cumplen el límite de endeudamiento, que equivale al 15% de los gastos anuales, o que no se pueda cambiar el destino del endeudamiento y si es para bienes de capital, tiene que invertirse en eso y no en gastos corrientes. También si se tiende a equilibrar las cuentas en las provincias y en el país.

–¿El hecho de no haberse reunido por cinco años les trajo muchas complicaciones?
–Tenemos trabajo atrasado, estamos recién aprobando los informes del 2015, que ahora van a salir publicados. El tema más complicado para mí es que me eligieron en el medio del cambio de la ley.

–¿Deben hacer una reforma integral de la ley?
–Esta ley es del 2004 y con la Carta de Intención firmada por los gobernadores el 2 de agosto se deja establecido que hay que modificar la ley. El día que me eligieron me dijeron que en 14 días había que llevar una propuesta al Congreso.

–Digamos que le dejaron la bomba encendida
-Algo así. Entonces, decidimos una propuesta intermedia: metas para el 2017 sobre el equilibrio fiscal y durante el año que viene modificarla completa.

–¿No se puede tomar de base la ley que está en vigencia?
–La reforma tiene que ser integral, porque en el 2004 la realidad era otra, había estabilidad, era otro el panorama. Y además, muchas veces se fue dejando de lado.

–¿A qué apuntará la reforma?
–El equilibrio fiscal es uno de los objetivos principales, y si hay endeudamiento debe ser para financiar bienes de capital, pero también la eficiencia. Los gastos deben ser coherentes con los servicios que se quiere brindar y el tercer punto es el desarrollo. Esto se logrará haciendo que el accionar del Estado no suprima a lo privado, que es lo dinámico.

–¿En este sentido, cuál es el desafío?
–Bajar la presión fiscal y que los gobiernos se encuentren preparados para recibir el impacto que esto provocará en sus ingresos. Porque la Nación está bajando los impuestos, y al tomar esta decisión es menor el dinero que reciben las provincias y los municipios.

–¿Cómo está Mendoza en este aspecto?
–Para el 2017 nos hemos puesto como meta general de todas las provincias bajar el déficit el 10% con respecto al año anterior. Nosotros en Mendoza ya hemos eliminado en el 2016 el 78% del déficit en gastos corrientes, que es de $600 millones, cuando en el 2015 fue de $2.600 millones. Así es que hemos cumplido el objetivo sobradamente

–¿Las provincias están de acuerdo con esto?
–Tenemos un empate, pero estamos trabajando para que lo acepten. El tema es que la Nación pide que las provincias se adapten a la disminución de la presión fiscal, porque esto implica menos dinero de la coparticipación, y si no se cumplen estas metas ahora, las cosas se van a complicar después.

–Es esto lo que ustedes como oposición le criticaban al gobierno anterior.
–Claro, porque si a mí me hubieran pedido endeudarse para compra de bienes de capital yo se lo habría firmado sin dudarlo. Pero ellos querían plata para pagar sueldos.

–¿Usted cree que al ser para invertir en bienes de capital la oposición les dará los votos para aprobar el endeudamiento del 2017?
–Es lo que tendrían que hacer, porque nosotros les hemos mostrado las cuentas ordenadas. Por suerte hay muchas personas razonables en el Partido Justicialista, como los intendentes, con los que hemos construido un gran diálogo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas