Mendoza Mendoza
domingo 07 de agosto de 2016

Un juez de carrera nominado para procurador de la Corte

Alejandro Gullé fue presentado ayer como el futuro jefe de los fiscales por el gobernador Alfredo Cornejo. Anticipó profundos cambios en las fiscalías si el Senado lo elige

El juez de la Sexta Cámara del Crimen de Mendoza, Alejandro Gullé, es el candidato oficial para convertirse en el nuevo jefe de los fiscales, fiscal de la Suprema Corte y procurador general de la Provincia.

Así lo anunció ayer al mediodía el gobernador Alfredo Cornejo, quien dio la novedad junto, con el nominado, en el salón Patricias de la gobernación.

El pliego de Gullé será enviado por el Poder Ejecutivo a la Cámara de Senadores, donde recorrerá un trámite formal antes de que sea sometido a votación secreta. Necesita la mayoría simple de la Cámara Alta para ser aprobado.

El camino del camarista hacia la Procuración no tiene obstáculos. La Unión Cívica Radical cuenta con los votos propios para aprobarlo sin la oposición. Todo indica que la entronización de Gullé será un trámite.

El sucesor del renunciante Rodolfo González (quien deja el cargo el 1 de setiembre), tiene 61 años y 36 de carrera judicial, es profesor en la UNCuyo y en la Universidad del Aconcagua, y fue históricamente un allegado al radicalismo, aunque no militante ni funcionario político. Actualmente es uno de los asesores del mandatario en la reforma judicial, además de ser su amigo, como así también de Julio Cobos.

Gullé se mostró partidario de que los sospechosos de delitos graves queden presos hasta el juicio y dio su apoyo a la ley de endurecimiento de las prisiones preventivas, cuya redacción asesoró y que fue recientemente aprobada en la Legislatura.

Las primeras medidas
Durante la presentación de ayer, Alejandro Gullé anticipó las primeras medidas que tomará si finalmente es elegido como procurador.

Las causas graves ya no estarán concentradas en tres fiscales (los famosos especiales o de delitos complejos), la investigación se dividirá por delitos y no por territorio, y las víctimas podrán hacer las denuncias por internet (en determinados casos), sin tener que ir a la fiscalía.

Gullé dijo: "La Unidad Fiscal de Delitos Complejos va a desaparecer". Y explicó que "vamos a buscar que las unidades fiscales se especialicen en la investigación por delitos (en los principales), porque estoy convencido que es la mejor manera de determinar perfiles criminales por repetición de modus operandi".

Agregó que "la especialización de los fiscales en determinadas áreas, con asesoramiento profesional, sería muy positivo".

Y aclaró que "todo esto está sujeto a un estudio que está avanzado y a una consulta con los mismos fiscales, que son los protagonistas".

Denuncias por internet
Por otra parte, Gullé anunció que están trabajando en un sistema de denuncias por internet con pequeños delitos como robo de cubiertas, estéreos y teléfonos, entre otros, "que hoy generan una gran pérdida de tiempo para la víctima y distraen al personal de la fiscalía cuando tienen que hacer la denuncia", dijo.

"Como la gente necesita denunciar para que le cubra el seguro se habilitará la denuncia por internet, con una serie de requisitos", acotó.

Destacó que "muy pronto vamos a ponerlo en marcha y va a ser un salto cualitativo para la comunidad y para agilizar los trámites judiciales".

Seguridad calibrada
El nominado a la jefatura de las fiscalías reflexionó que la seguridad tiene varias patas y deben estar calibradas para tener éxito.

Precisó que "seguridad es prevención, represión cuando corresponda, e investigación, y si esta última fase a la que me refiero fracasa, es muy difícil reducir la reiterancia".

Reiterancia es el concepto que refiere al accionar delictivo de aquellos que siendo imputados y liberados, vuelven a delinquir, los vuelven a imputar, salen y continúan quebrando la ley.

Se trata de la famosa puerta giratoria que indigna a la ciudadanía y provoca las quejas de la dirigencia política, ante una Justicia que está obligada a garantizar un proceso justo bajo la presunción de inocencia.

Gullé afirmó que "la reiterancia es un problema gravísimo, y si nosotros no frenamos un poco la puerta giratoria y los procesos siguen durando lo que duran (demasiado), tenemos personas con delitos graves en libertad que siguen delinquiendo".

Explicó que delitos graves, como homicidios, violaciones y asaltos a mano armada, traen aparejados un riesgo de fuga. "Mi experiencia me dice que alguien acusado por un delito grave que está libre no se entrega si sabe que será condenado", alertó.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas