Mendoza Mendoza
sábado 03 de septiembre de 2016

Un joven mendocino podría ser el niño desaparecido en Corrientes hace 23 años

A un muchacho de Lavalle le harán un estudio de ADN para saber si es el nene que es buscado desde hace décadas. Lo habrían encontrado por Facebook.

La Justicia correntina solicitó la realización de un estudio de ADN al joven mendocino que, según los padres de Carlitos González, sería su pequeño, que desapareció en 1993, cuando tenía dos años, de una zona rural cercana a la localidad de Goya, en Corrientes.

Así lo confirmó el fiscal de instrucción 1 de Goya, Patricio Palizá, quien señaló que están aguardando "la respuesta al pedido de realización de un ADN al joven que se encuentra en Mendoza".

Al respecto, el funcionario judicial explicó en declaraciones a radio Dos que "se han realizado interrogatorios a ambas familias, y manifestaron su voluntad de finalizar con este caso, por lo que el estudio de ADN sería la prueba final para cerrar y resolver la identidad de quien sería Carlitos González.

En tanto, detalló que el Juzgado de Instrucción 1 envío un pliego interrogatorio a la familia que reside en Lavalle, que ya fue respondido, y ahora se envió otro, en el que "el juzgado pregunta si estaría dispuesto a someterse a prueba" y aún están a la espera de esa respuesta oficial.

"El ADN es la solución, y con esto ya podremos cerrar este capítulo", remarcó Palizá.

A principios de julio de este año, Carlos González se presentó en la Justicia para pedir que se investigue la identidad de un joven radicado en Mendoza, con idénticos rasgos fisonómicos a los de su hijo , desaparecido en 1993, cuando tenía apenas dos años.

El hallazgo lo hizo su hija a través de Facebook, según relató, y remarcó que el joven que tiene la misma edad que hoy tendría Carlitos tiene un gran parecido y cree que podría ser su hijo.

El fiscal Palizá señaló que "nosotros estamos trabajando permanentemente con la familia, con el señor Carlos González y con Norma Saetone", padres del niño de-saparecido hace dos décadas.

Carlitos González, de dos años, desapareció en 1993 de una fiesta de cumpleaños en una zona rural llamada paraje La Bolsa, a donde había asistido con una tía.

Tras la desaparición del pequeño, se habló de secuestro y trata de personas, se lo buscó en el país y también en Paraguay y hubo personas detenidas y luego liberadas por falta de pruebas.

Los reclamos, pedidos de investigación y de justicia en torno al caso contaron también con el acompañamiento y activa participación de la hermana Martha Pelloni, quien reside desde esa época en la ciudad de Goya. Los familiares de Carlitos nunca interrumpieron la búsqueda, pero no lograron obtener ningún rastro del niño que hoy tendría 23 años.
Fuente:

Más Leídas