Mendoza Mendoza
domingo 12 de junio de 2016

Un histórico del complejo Los Penitentes augura buena temporada

Andrés García tiene 83 años y hace 33 que trabaja en Los Penitentes.

Andrés García tiene 83 años y hace 33 que trabaja en Los Penitentes. A sus 50 comenzó como jefe de medios de elevación, pero tres años más tarde (en 1986) se convirtió en el jefe de seguridad de montaña.

Su función es realizar diariamente el control de avalanchas y el mejoramiento de las pistas en lo que se refiere a la seguridad, con la particularidad de que lo hace al mismo ritmo y con las mismas ganas que los trabajadores más jóvenes del complejo.

Andrés vive en Ciudad pero durante la temporada de invierno se instala en la montaña, por lo que hace ya un tiempo que dejó su casa para ir a su segundo hogar.

Feliz de ser parte de Los Penitentes, recuerda que desde que él comenzó, el centro ha ido mejorando sustancialmente sus instalaciones, con muchas obras. Asegura que con los años buenos es un poco más fácil realizar mejoras.

Andrés es andinista y guía de montaña. En su juventud escaló una vez el cerro Aconcagua, y está orgulloso de que tres de sus siete hijos trabajen en montañas de Europa. Además, cuenta que casi todos pasaron por Los Penitentes como instructores o patrullas. Para esta temporada, es muy optimista: "Por lo que estamos viendo va a ser un año bueno, porque las nevadas de junio son importantes, ya que se conservan y compactan mucho mejor. Eso es porque los días son cortos y las noches largas; es un buen principio. Ahora con pequeñas nevaditas se mantiene, un exceso de nieve sería perjudicial porque cuesta poner las pistas en marcha", explica.

Según su creencia, puede que la temporada se extienda como ocurrió el año pasado, ya que recién empieza el invierno y todavía influyen los efectos del fenómeno de El Niño. Su expectativa es que sea este invierno mejor que el anterior.

"Acá se empieza a las 9 de la mañana, a las 8 está todo el mundo arriba desayunando y a las 9, como un parque de diversiones, se aprieta un botoncito y se pone todo en movimiento. Estamos hasta las 17 o 18. Yo voy para todos lados, en las sillas, en las motos o con esquíes. Generalmente estoy donde está la acción", contó el andinista.
Fuente:

Más Leídas