Mendoza - Godoy Cruz Godoy Cruz
martes 05 de julio de 2016

Un fiscal interrumpió un velorio por un supuesto caso de mala praxis

Fue cuando velaban a una joven madre de 26 años que murió en una clínica de Godoy Cruz tras una ligadura de trompas. Aguardan resultado de la autopsia

El fiscal de instrucción de Godoy Cruz Gustavo Fehlmann está a la espera de los resultados de la autopsia que se le practicó a Natalia Agüero (26), la joven madre que falleció el viernes pasado en la clínica Santa Clara, en Godoy Cruz, donde cuatro días antes había dado a luz a una beba.

Según trascendió, la mujer fue dada de alta tras el parto y regresó a la citada clínica para hacerse un ligamiento de trompas, según denunció el esposo en la Oficina Fiscal Nº4.

El jueves, la joven madre –tiene otros dos hijos, uno de 6 años y otra de 3– comenzó con un importante sangrado, razón por la cual su esposo la llevó urgentemente en auto hasta la clínica de la calle San Martín 835 en Godoy Cruz para que recibiera atención médica.

Llegaron cerca de la medianoche y pidieron que la atendiera el médico de guardia, según la denuncia.
Siempre de acuerdo con lo que manifestó el esposo de la víctima al fiscal Fehlmann, en la clínica la recibieron en la guardia y fue asistida por enfermeros, ya que aparentemente no había ningún médico.

Le colocaron suero y le dijeron que tenía que esperar al médico para que la revisara.

Esto nunca sucedió y tras cinco horas de espera, la joven dejó de existir sin que fuera asistida por un profesional. En este caso debería haberlo hecho un ginecólogo, que generalmente están en guardia pasiva, o bien el médico de guardia.

Pero nada de eso habría ocurrido.

De acuerdo con la investigación, al marido le firmaron el certificado de defunción con rapidez y a la familia le entregaron el cuerpo en tiempo récord para que lo velaran.

El marido, frente a las negligencias que observó en el trato dado a su mujer, decidió radicar la denuncia.

Esto movilizó en el acto al fiscal Fehlmann, quien interrumpió el velorio de Natalia Agüero y dispuso que el cadáver fuera llevado al Cuerpo Médico Forense para que le realizaran la autopsia.

El resultado de este trámite judicial será de vital importancia, ya que determinará fehacientemente la causa de la muerte de la infortunada joven.

El magistrado asimismo secuestró la historia clínica de la joven, que fue requerida a la clínica con carácter de urgente.

Ahora Fehlmann espera que le remitan el listado de médicos –si es que había– que esa madrugada recibieron a Natalia, quien se estaba desangrando.

Hasta ayer desde la clínica no lo habían entregado.

El magistrado confirmó el caso a Diario UNO y dijo: "No quiero adelantos. Espero el informe completo para que no queden dudas sobre las causales del deceso de la mujer".

Y añadió: "No quiero prejuzgar y por eso espero pruebas que son vitales para proseguir la investigación. Creo que podré tenerlas en las próximas horas".
Fuente:

Más Leídas