Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 20 de marzo de 2016

Un empresario joven que sigue los pasos de su padre en el CEM

Desde diciembre del 2015, Federico Ostropolsky (38) tomó las riendas de la entidad que ya supo dirigir su padre en el 2008.

Desde diciembre del 2015, Federico Ostropolsky (38) tomó las riendas de la entidad que ya supo dirigir su padre en el 2008. Además de llevar exitosamente los negocios familiares, lo que busca este joven empresario, así como también quienes conforman el Consejo Empresario Mendocino (CEM) es sumar su aporte y conocimientos para optimizar la calidad de vida de sus comprovincianos.

Por esto, no se quedan sólo en meras declaraciones. El CEM está dedicado a llevar a la práctica estos objetivos, con el afán de mejorar y que esas mejoras redunden en beneficios concretos para la comunidad de Mendoza.

Sobre la forma en la que piensa lograr estas metas se refirió Ostropolsky en la charla que mantuvo con Diario UNO.

–¿Cuál es la función que cumple la entidad que dirige en la sociedad?
–Básicamente, lo que buscamos es mejorar la calidad de vida de los mendocinos a través de una actividad sin fines de lucro que realizamos hace ya 20 años. Hemos ido evolucionando, al principio hacíamos informes, estudios, publicaciones, no para que queden en una biblioteca sino para tratar de aplicarlos. También hemos organizado congresos, conferencias, en fin, hay una larga lista de actividades a las que nos hemos dedicado, y lo que buscamos es ser lo más pragmáticos posible.

–¿Cuál es la interrelación con los gobiernos de turno?, ¿se han consultado estos informes a fin de tomar medidas, de elaborar políticas de Estado?
–En cierta manera, tanto los que han llevado las riendas del Ejecutivo como la oposición han consultado los informes que elaboramos, que son de primer nivel, por ejemplo en cuanto al tema educación, y en ocasiones se han tomado medidas en base a estos datos.

–Si tuviera que definir el espíritu de la institución que preside, ¿cómo lo haría?
–El valor del CEM es que no es una cámara empresarial, no somos empresas de un mismo rubro que sólo ven ese horizonte. En el CEM hay automotoras, empresas de servicios, constructoras, diferentes rubros, nos da una objetividad para plantear las cosas y para analizarlas que va más allá de un interés personal o de la empresa que dirigimos. Lo que queremos es incidir en las políticas públicas para mejorar la salud, la educación y la seguridad de los mendocinos.
–¿Cómo ha sido el intercambio con el gobierno de Alfredo Cornejo? ¿Han podido aportar su visión puntualmente sobre la situación económica de la provincia?
–Hemos tenido reuniones con todos los que fueron candidatos a gobernador, les manifestamos cuál era nuestra visión de la situación económica de la provincia: básicamente el impresionante crecimiento del gasto y la disminución del ingreso. Esta situación, que viene desde hace mucho tiempo, ha eclosionado provocando el corte de la cadena de pagos. En estas circunstancias el endeudamiento es a costos altísimos. Ha sido de esta manera que hemos llegado a la situación actual.

–¿Cree que se ha tomado el camino correcto hasta el momento?
–A nuestro criterio, la única manera de poder comenzar a ordenar era achicando el gasto público, equilibrar los gastos junto con los ingresos. De todas maneras, hay que plantearse muchas cosas. El tema del crecimiento también, la diversificación de la matriz productiva, situaciones que hay que debatir.

–En cuanto a la diversificación de la matriz productiva, ¿qué piensa el CEM acerca de la incorporación de la minería sustentable?
–Creemos que Mendoza se fundó sobre una matriz productiva basada en la industria pesada –metalmecánica– que hoy está en muy mala situación y en la vitivinicultura. En estos últimos años se agregó el turismo. Son actividades que empujan, pero no retumban en las economías provinciales. Con respecto a la minería, no hay ningún miembro del consejo que sea parte de ninguna industria minera, pero sí tenemos nuestra postura.

–¿Cuál es esa postura?
–Creemos que al menos hay que debatir el tema. Por supuesto que nadie quiere que se contamine un río, ninguno de esos problemas. Pero hay que discutirlo. Es cierto que acá tuvimos la experiencia de Vale, que no fue una experiencia feliz, pero hay que hacer una autocrítica y ver cuáles fueron los errores. Hay procesos que hay que cumplir, hay que defender el compre mendocino, pero no podemos negar que en todo el mundo se hace minería.

–Claro, el punto son los controles necesarios.
–Seguramente, estamos todos enfocados en procesos de minería sustentable. El problema es que es un tema que genera demasiadas pasiones, creemos que hay que racionalizar el debate, con respeto, convocando a especialistas. Porque muchos de los que discuten sobre el tema no están realmente informados. Tenemos que sincerarnos y ver bien qué es lo que queremos. También es cierto que hay que prestar atención al turismo, esto implica la reparación y puesta en valor de obras de arte que se encuentran en distintos lugares de la Ciudad, paseos y esculturas. Mendoza tiene mucho para dar al respecto. En otros países cobran una entrada para poder ver un monumento. Acá están abiertos y se propicia su deterioro.

–¿Qué impronta personal quiere dejar en la conducción del CEM?
–El CEM es un consejo empresario que ya tiene un ADN propio, las presidencias son rotativas y duran dos años. Cada uno puede imponer un estilo, más o menos dinámico. El concepto sigue siendo el mismo. Ser presidente para mi es un enorme orgullo y una gran responsabilidad. Los objetivos son seguir trabajando para tratar de mejorar cosas en la provincia. Queremos seguir presentando informes, que eran un sello característico del CEM, ya sea de educación, de los números de la provincia, de la obsolescencia de la matriz productiva, entre otras cosas.

–¿Es un objetivo a futuro?
–No, ya están prácticamente listos, la idea es presentarlos entre abril y mayo. En particular, hemos elaborado un informe sobre minería, realizado por el CIPEC. Vamos a presentarlo en abril. A algunos les gustará, a otros no. Nosotros no estamos ni en contra ni a favor. Lo que queremos es discutir las cosas, porque así no se puede seguir. Nos quejamos y no hacemos nada.

–¿En base a qué datos se ha hecho el informe?
–En base a la minería a nivel mundial, nacional y provincial.

–¿Se ha hecho especial hincapié en algún caso?
–Se ha analizado Vale, y las distintas experiencias internacionales. Se ha comparado la situación de Mendoza, con la de Chile, también se le da importancia a la ley Nº7.722, esto es para discutir.

–¿Cuál es su opinión personal al respecto?
–Personalmente creo que en los lugares del mundo en donde se explota la industria minera, también se cuida la naturaleza. En el caso de Chile, están los sembradíos de paltas, los viñedos, la pesca y la explotación minera, y no significa que una determine que la otra no puede subsistir. Es necesario discutir.

–¿Usted cree que se puede debatir esto sin caer en posturas totalmente disímiles y de las que no se pueden sacar conclusiones?
–Creo que se puede plantear en una mesa de diálogo, entiendo que el subsecretario Emiliano Guiñazú estaba proponiendo esto. Un diálogo maduro, civilizado, en el que cada una de las partes interesadas pueda decir lo que piensa sin levantar la voz.

–¿Cree que el gobierno actual está tomando las decisiones correctas?
–Creo que el gobernador está teniendo el coraje para avanzar en los temas que hay que avanzar, sobre todo el saneamiento de los números de la provincia. Era indispensable que se tomaran decisiones sobre esta problemática y Cornejo lo está haciendo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas