Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 02 de agosto de 2017

Uma, la primera afiliada de OSEP a la que le cubrieron el cambio de sexo

La afiliada se hizo cargo sólo del 10% de los implantes. Está internada en el hospital Virgen de la Misericordia.

Por primera vez la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP) cubrió una mamoplastía y el tratamiento hormonal para una afiliada que decidió hace ya varios años el cambio de sexo. "Cubrimos la totalidad de la intervención ya que se realizó en un hospital propio y la paciente se hizo cargo sólo del 10% de los implantes", indicaron desde la obra social.

Uma Daniela Flores tiene 35 años. En 2012 realizó el cambio de nombre en su DNI y en 2015 intentó ingresar a la Policía de Mendoza, pero fue rechazada y terminó denunciando su caso al Inadi por discriminación.

"La paciente está bien, internada en el Hospital Obstétrico Virgen de la Misericordia, evolucionando muy bien, y para darle mayor tranquilidad se ha resuelto que no atienda a la prensa hasta que ella lo decida y se encuentre en condiciones óptimas para hacerlo", informó Martín Galera, subdirector comercial de OSEP.

Galera sostuvo que el tratamiento hormonal y la mamoplastía se realizaron "porque se cumplió así con lo que dispone la Ley 26.743" de Identidad de Género, en su artículo 11.

Desde OSEP se informó que se puso a disposición de la paciente un equipo interdisciplinario que atendió a Uma tanto en lo físico como en los psicológico para prepararla para el proceso hormonal y la operación, "y que su cuerpo estuviese acorde con su voluntad", indicó el subdirector.

Además, Galera subrayó que "OSEP se hizo cargo de todos los costos de la intervención, ya que se realizó en un hospital propio, y se hizo un convenio para que la paciente sólo se hiciera cargo de un mínimo porcentaje del costo de los implantes".

Uma, una larga lucha
A los 14 años Uma Daniela Flores ya sabía que era mujer y que su cuerpo no estaba acorde con ello. Su cambio comenzó recién en 2012, cuando cambió su nombre en el DNI.

Pero la lucha más dura la dio en 2015, que concluyó con una denuncia ante el Inadi y la Dirección de Derechos Humanos contra las autoridades del Instituto Universitario de Seguridad Pública, que rechazaron su ingreso al curso de oficial de la Policía en Mendoza.

Ella misma contó la experiencia en una carta que fue publicada por Página 12. En algunos de los párrafos de aquella carta decía: "En 2006 egresé como técnica universitaria en Hemodiálisis de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo. En agosto del año pasado (2014) realicé mi inscripción como aspirante en la Oficina de Auxiliares de la Policía de Mendoza. Un mes después (...) la Junta Médica Psiquiátrica determinó que era apta para desempeñarme como oficial de la Policía y que mi perfil era el adecuado para dicha función".

"Luego debía realizar una serie de estudios más enfocados en mi estado de salud: desde electrocardiograma y análisis de laboratorio (que incluía VIH), hasta informe odontológico o un Papanicolaou".

"El día que fui citada para darme la conformidad de mi aptitud física las personas encargadas del trámite tuvieron un comportamiento aberrante y discriminador (...) Uno de ellos me dijo que faltaba el Papanicolaou, lo que hizo que le respondiera que como era una persona trans sería el único requisito que no podría cumplir. Me pidieron que me desnudara porque necesitaban "certificar mi transexualidad", comprobando mis genitales. "Es verdad, tenés pene, tenés testículos", dijo uno de ellos. Media hora más tarde me comunicaron verbalmente que no estoy apta para el ingreso a la Policía".

El presente
Uma es técnica en Hemodiálisis y trabaja en el Hospital Central. Además cursa segundo año de Derecho en la Universidad Nacional de Cuyo y dice que quiere ser abogada para defender los derechos, entre otros, de la comunidad trans.

"El 90% del colectivo trans ejerce la prostitución. No importa que tan capacitada estés... No nos dan empleo", dijo en una entrevista que concedió a la agencia Télam y agradeció "el cuidado del cirujano y el respeto por su identidad personal", después de tres años de pedir por la intervención y el tratamiento hormonal.

ley-26743.jpg

Fuente:

Más Leídas