Mendoza Mendoza
sábado 07 de mayo de 2016

Ultimate frisbee: actividad de alto vuelo que aterrizó en Mendoza hace 3 años

Hace culto del fair play, ya que no hay contacto y no cuenta con árbitro. Deja en manos de los propios jugadores la honestidad del juego limpio

Eugenio Carozzo
carozzo.eugenio@diariouno.net.ar


En 1997, Demian Hodari, un estadounidense que vivía en Buenos Aires, quiso seguir practicando el deporte que tanto lo apasionaba.

Empezó a reunirse los domingos con amigos para practicarlo en alguna de las plazas de Palermo.

Los integrantes eran en su mayoría extranjeros que conocían el deporte y estaban de manera temporal en el país debido al trabajo, más algún que otro invitado local.

Con el regreso de Demian a su tierra, su amigo Scott se hizo cargo y en 1998 formó el primer equipo profesional de argentina: DiscoSur.

Scott también debió irse del país, no sin antes cambiar a la mayoría de los miembros del equipo por jugadores nacionales. Uno de ellos, Daniel Prieto, tomó el timón y creó la Asociación de Deportes de Disco Volador en Argentina.

En 2013 un grupo de mendocinos entusiastas comenzaron a practicar en el parque Gral. San Martín y fueron sumando adeptos por Facebook, con los que aún se juntan todas las semanas a practicar, aprender y divertirse.
ultimate.jpg


Con 49 años de vida y casi 20 en nuestro país

Los inicios

Hace 49 años, un grupo de estudiantes de Nueva Jersey inventaron un deporte que consistía en lanzarse un plato en el aire e interceptarlo en la zona de gol.

No cambió mucho con los años, pero sí se fue afianzando al punto de que en 1979 se creó la primera asociación de frisbee y en 1981 la primera federación europea, hoy la federación mundial.

Rápidamente tomó popularidad en la vida diaria de los americanos y europeos, como también en el cine.

Esto llevó a que se conociera este “disco volador” en el resto del mundo y el frisbee comenzará a aparecer como una actividad de esparcimiento, haciéndose cada vez más popular en las playas.

Fuente:

Más Leídas