Mendoza - lluvias lluvias
viernes 11 de agosto de 2017

Tras un año y medio, arrancaron las obras del puente de la ruta 7 en la alta montaña

En febrero del 2016 fue arrasado por un alud, que dejó varados a más de 200 autos en la localidad de Uspallata.

Un año y medio después del alud que arrasó el puente de la ruta 7 ubicado a la altura del kilómetro 1.126, sobre el arroyo El Tigre, empezaron los trabajos para reconstruirlo. La empresa Green ya tiene personal en el área para hacer los primeros movimientos de suelo y limpieza donde estará la base del puente. La obra tiene un plazo de ejecución de 12 meses y un presupuesto de $30 millones.

Según información difundida por la Dirección Nacional de Vialidad, la construcción de esta conexión entre Potrerillos y Uspallata será realizada de acuerdo con el proyecto original propuesto cuando se hizo el llamado a licitación en julio del 2016.

Es decir que este nuevo puente tendrá 70 metros de longitud, dividido en dos tramos de 20 metros y otro de 30 metros, muy similar al que se encontraba antes del alud. El ancho total de la estructura será de 13,7 metros, compuesto de 7,3 metros de doble calzada y 2,5 metros de banquina.

puente-5.jpg

La infraestructura del puente se resolverá mediante estribos abiertos y dos pilas intermedias, cada una compuesta por tres columnas de hormigón de 1,2 metros de diámetro coronadas por una viga dintel protegida por una camisa metálica. Además cada estribo de hormigón contará con otra viga dintel que servirá de apoyo a las vigas del tablero, y cuatro pilotes para realizar la fundación, de acuerdo con los pliegos de la licitación.

La empresa había previsto hacer algunas modificaciones al proyecto presentado en primera instancia, para asegurar el entorno sobre el que estará el puente, debido a las condiciones de alta montaña, donde cada vez llueve más. Sin embargo, se decidió hacer el proyecto original ya que se requería al menos de 15% más de recursos. De todos modos, la información proporcionada desde DNV indica que en ambas propuestas se tiene especial cuidado con la protección aluvional y de cauces, por eso la base de los pilotes que sostendrán el puente, será de hormigón, ya que antes estaban sobre la tierra.

En tanto las obras vayan avanzando, el tránsito de autos y camiones seguirá pasando por el puente Bailey, prestado por el Ejército tal cual lo hizo desde que fuera colocado el 10 de febrero del 2016. Eventualmente, por el movimiento de máquinas y trabajos en el sitio es posible que existan pequeños cortes para realizar algunas maniobras.

puente-4.jpg
El tránsito de autos y camiones seguirá pasando por el puente Bailey, prestado por el Ejército.
El tránsito de autos y camiones seguirá pasando por el puente Bailey, prestado por el Ejército.

El alud
En el verano del 2016, la cantidad de lluvia caída en alta montaña había superado el promedio anual no sólo por la frecuencia con las que se daban sino también por su intensidad. En enero de ese año hubo varios cortes sobre la ruta 7 por desprendimiento de rocas y deslave. Por eso, el alud del 2 de febrero de ese año fue el corolario de una serie de fuertes tormentas que terminaron por romper el puente, que ya tenía más de 50 años de antigüedad y fue pensado para otro nivel de lluvias.

Alud puente uspallata.jpg

El alud provocó un socavón de unos 10 metros, por lo que más de 200 autos quedaron varados en Uspallata y muchos conductores que venían desde Chile debieron regresar por la ruta a San Juan, y los que iban hacia ese país se trasladaron hasta el Sur provincial, para ir por el paso Pehuenche.

1 año es el plazo de ejecución. La empresa Green ya tiene personal en el área realizando movimientos de suelo y limpieza.

Fuente:

Más Leídas