Mendoza - Triple femicidio Triple femicidio
domingo 30 de octubre de 2016

Tras los femicidios, casi se triplicaron y agravaron las denuncias en Mendoza

Desde el 26 de septiembre hasta fines de este mes, se registraron 447 casos graves en la Dirección de la Mujer del Poder Judicial.

"Se ha comunicado con la línea 144 de atención, contención e información sobre la violencia contra las mujeres. En instantes será atendida (música). Todos nuestros operadores se encuentran ocupados".

Esta es la grabación que se repitió durante largos minutos, cuando se intentó corroborar la cantidad de pedidos de auxilio que recibe esa línea, colapsada por estos días en los que la violencia de género se manifiesta a cada segundo y en varios casos de manera fatal. Más tarde, una funcionaria admitió que reciben 7.000 llamadas mensuales de todo el país.

Según los datos mendocinos desde la última semana de septiembre cuando se constataron los tres femicidios (de Janet Zapata, Julieta González y Ayelén Arroyo) y tras el triple femicidio del barrio Trapiche de Godoy Cruz, las denuncias en las Unidades Fiscales se han triplicado.

En la Dirección de la Mujer Doctora Carmen Argibay, del Poder Judicial, que concentra las denuncias más graves de todas las fiscalías del Gran Mendoza y el Valle de Uco, sólo entre el 26 de septiembre y el 27 de este mes se denunciaron 320 nuevos casos.

"Cada vez que tenemos un caso tan grave como este sucede que llega un aluvión de estas denuncias. Estamos desbordados porque, además, casi todas las víctimas piden protección policial y es materialmente imposible que haya un móvil para cada caso", admitió un fiscal de Godoy Cruz, que tomó el turno un día después del triple femicidio del que se acusa al profesor de taekwondo Daniel Zalazar. Sólo en una oficina fiscal de ese departamento esta semana se registró un promedio de 40 denuncias diarias.

Más cantidad y más crueles
Lo que ha llamado la atención del personal de la Dirección de la Mujer, del Poder Judicial, no es sólo el aumento de los casos, sino la crueldad que devela cada uno.

"No sólo han aumentado las denuncias. Desde los femicidios de setiembre, también hemos detectado que cada vez son más graves los casos que nos llegan. Han crecido los casos de abusos sexuales, hay ataques sexuales contra niños y algunas mujeres han perdido embarazos por los golpes. La crueldad es terrible", analizó Stella Spezia, titular de esa dirección que actualmente atiende al público de 7.30 a 14, pero que a raíz del desmedido aumento de denuncias evalúan ampliar la atención por la tarde y abrir también suboficinas en San Martín y San Rafael.

"Ya abrimos una oficina en Tunuyán y nuestro personal que está compuesto por abogadas especialistas, psicólogos y licenciadas en minoridad y familia no da a basto", contó.

Reincidentes más agresivos
Entre los casos que llegaron estos días también a las fiscalías de Ciudad aparecen algunos de reincidencias que hacen pensar que, a pesar de que ciertos agresores pagaron ya una condena en la cárcel, al salir no sólo reinciden, sino que hasta son más violentos.

"Tuvimos el caso de un hombre que había pasado un año y 2 meses preso por acumular causas de violencia contra su pareja. Salió, ella lo perdonó y volvieron a convivir hasta que este lunes le dio una paliza que terminó rompiéndole la cabeza, por lo que se lo volvió a detener", relató un fiscal de Mendoza.

denuncias.jpg

Dos víctimas en cada uno de los extremos
Analistas de casos de violencia de género han coincidido más de una vez en que este delito no podría anclarse en una clase social, edad o grado de instrucción de las víctimas, ya que se palpa en todas ellas. Una muestra de eso es justamente el caso del triple femicidio del barrio Trapiche, en el que el agresor mató a una anciana de 90 años e intentó asesinar a su hija, una beba de sólo 9 meses, los dos extremos de la vida de una mujer se vieron golpeados por el mismo flagelo.

"Hay mucho aún por analizar, pero en principio podemos decir que lo que engloba a las víctimas es su grado de vulnerabilidad, que es algo que el agresor estudia antes de dar el golpe. Él busca romper con la franja de defensa de su víctima", concluyó Stela Spezia, de la Dirección de la mujer del Poder Judicial.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas