Mendoza Mendoza
miércoles 30 de agosto de 2017

Tomás, el primer bebé nacido en el agua en el hospital Carrillo

Su madre llegó al hospital de Las Heras con contracciones cuando inauguraban la sala de trabajo de parto e hidroterapia

Dicen que los bebés no esperan, vienen y ya. Sin embargo, Tomás Benjamín Segovia esperó que su padre hiciera el habitual reparto de pan en el que trabaja en Las Heras y que en el hospital Carrillo inauguraran la sala de Trabajo de Parto y Recuperación (TPR) con hidroterapia para ser el primer mendocino en nacer en el agua en un hospital público.

Su madre Daiana Postizi (23) llegó al hospital de Las Heras unos minutos antes de las 10, en pleno revuelo de la inauguración a la que habían llegado el intendente, Daniel Orozco, y la ministra de Salud, Claudia Najul. Ya habían cortado la clásica cinta con los colores de la Bandera cuando el control médico indicaba que Daiana tenía 6 centímetros de dilatación, lo que indicaba que el nacimiento ocurriría de un momento a otro.

"Cuando llegué me controlaron y tenía 6 de dilatación, y como venía bien el parto y tenía los controles, me preguntaron si quería hacerlo en la sala con hidroterapia y con mi marido, aceptamos. La verdad es que fue totalmente distinto a mi parto anterior, mucho más natural. Llegué, ingresé al agua y no necesité de calmante, ni nada. Todo el tiempo estuvo el equipo de médicos controlando los latidos del bebé y en 40 minutos nació", repasó la relajada mamá, con su tranquilo bebé durmiendo en sus brazos y su marido a su lado, asintiendo con la cabeza.

carrillo.jpg

Además del acompañamiento profesional y gracias a las dimensiones de la nueva sala de TPR, Daiana esperó a su bebé junto con su marido y sus padres, algo de lo que estuvo privada en el parto de su hija de 7 años. Allí, en la bañera de parto, fue ella quien elegía la mejor postura para pujar, ya que la idea es que el parto ocurra sin intervención médica, salvo que sea necesario.

Tomás nació en el agua y lo recibió su propia madre. La partera, Yanina Presto, lo colocó en el pecho de su mamá, para que se diera ese primer contacto, y ambos siguieron conectados por el cordón umbilical, que luego cortó el padre. Fue a las 10.40 y el pequeño pesó 2,500 kilos.

"El agua es analgésica para la mamá y favorece la dilatación, además de disminuir la necesidad de una episiotomía. Para el bebé es mucho menos estresante su nacimiento porque pasa de un medio líquido a otro. Tomás nació y ni lloró, las enfermeras estaban asombradas, pero era tanto su placer y relajo que pasó más de un minuto para que largara el llanto", contó la partera.

tomas bebe carrillo 1.jpg

Pocas horas después del parto, tanto la madre como el ya famoso recién nacido recibieron la visita de gran parte de la familia y a la prensa muy relajados en la sala 5 de la Maternidad del Carrillo.

"La sala de Trabajo de Parto y Recuperación con hidroterapia era muy esperada, ya que es un proyecto de 4 años de capacitación de profesionales y es la única de la provincia (tanto en lo público como en lo privado) y la única en hospitales públicos del país. Buscamos avanzar en el parto humanizado y acompañado. Desde ahora será una opción para las mamás que cumplan los requisitos", apuntó Diego Irigo, director del hospital lasherino.
Fuente:

Más Leídas