Mendoza - Godoy Cruz Godoy Cruz
jueves 22 de septiembre de 2016

Suspendieron por un mes a la docente de la beba lesionada en un jardín maternal de Godoy Cruz

Lo dispuso la Municipalidad de Godoy Cruz, de quien depende la institución. Por la sanción no cobrará su sueldo. Médicos que asistieron a la niña insisten en que fue golpeada.

"Las lesiones son traumáticas, es decir, fueron producidas por algo contundente. Un niño de un año, por su desarrollo físico, no puede producir estas lesiones", aseguró el médico Américo Benegas, jefe de la Unidad Especializada del Grupo de Alto Riesgo (GAR), que asistió en el hospital Humberto Notti a la beba lesionada en un jardín maternal de Godoy Cruz. Ese informe fue crucial para que la Comuna –de la que depende el jardín– decidiera suspender por un mes a la docente que estaba a cargo de esa salita.

Desde el lunes, los ojos de la Justicia, de la municipalidad de Godoy Cruz y de varios padres cuyos hijos asisten a jardines maternales están puestos en lo que sucedió la semana pasada en el jardín Nº4 Chispitas de Esperanza, donde una beba de 1 año y 7 meses sufrió varias lesiones y terminó internada.

El jueves 15, cuando fue a retirar a su hija al jardín, Micaela Oropel (20) descubrió que la beba tenía 7 lesiones en distintas partes del rostro y así lo denunció en la Oficina Fiscal Nº17, de Godoy Cruz, para que la Justicia investigara qué había sucedido.

Por su parte, la Municipalidad abrió un expediente administrativo en el que todo el personal del jardín, 8 docentes, la directora y dos personas de apoyo debieron escribir un informe de cómo sucedieron los hechos y eso se registró en la Dirección de Asuntos Jurídicos, a cargo de Victoria Suárez.

La suspensión se podría ampliar
Si bien la maestra que estaba a cargo de la salita de un año les había dicho a los padres de la beba que las lesiones se debían a una pelea entre dos nenas de esa sala, en la cual su hija recibió una mordida cerca del ojo derecho, en el informe que presentó habría asumido que se "descuidó" unos minutos para cambiarle el pañal a otra beba de esa sala.

Lo que no está claro es el tiempo que supuestamente invirtió para cambiar a esa tercera niña, ya que la pequeña herida presentaba 7 lesiones lo que hace suponer que su "distracción" duró varios minutos.

A eso se sumó el informe que presentó el equipo del GAR en donde los médicos insistieron en que los traumas que presentaba la beba se debían a golpes y descartaban que pudieran haber sido producidos por otro niño de un año. Con esas evidencias ante sí, la Comuna decidió, a través de la resolución 2.163, suspender preventivamente –según el comunicado oficial– por 30 días a la docente para que pueda ejercer el derecho a defenderse ante el sumario administrativo abierto.

De acuerdo con lo que trascendió, la suspensión implica que la docente, que trabaja en ese jardín desde el 2012, no cobre sus haberes durante 30 días.

No hay violencia intrafamiliar
Si bien los traumatismos que presentaba la pequeña surgieron cuando salía del jardín, los médicos de la Unidad Especializada del GAR también debían evaluar el tiempo de las lesiones, además de la relación de la beba con sus padres.

"Se evaluaron todas las lesiones y se constató que fueron provocadas en el mismo momento, no había lesiones anteriores. Además, hay una muy buena relación intrafamiliar y se descartó que hubiera maltrato infantil intrafamiliar", apuntó Benegas en el mismo informe.

Ahora resta que el Cuerpo Médico Forense eleve su informe a la Justicia para que el fiscal de la causa, Horacio Cadile, defina las responsabilidades en lo ocurrido.

"Tenía distintos tipos de lesiones que fueron informadas a la fiscalía. Ahora será tarea del médico forense determinar qué tipo de lesiones presentaba y cuál fue el mecanismo por el que se produjo ese golpe que presenta la niña", sumó la médica Natalia Curtis, otra de las profesionales que asistieron a la pequeña en su paso por el hospital Notti.

El caso del bebé dormido y encerrado en la guardería
El 14 de agosto del 2014 las autoridades del jardín maternal Monigotes, de Mendoza, tenían prevista una salida a un pelotero.

Ese día, cerca de las 8 de la mañana una de las mamás llevó a su hijito de sólo 2 años, quien al parecer llegó con sueño al jardín, por lo que las maestras lo habrían puesto a dormir, algo bastante habitual entre los niños.

Minutos más tarde, las docentes del jardín salieron hacia el pelotero, pero al parecer no repararon en el bebé que dormía en una cunita.

Varios minutos más tarde el pequeño se despertó y al verse solo comenzó a llorar, se bajó de la cuna, golpeó la puerta y eso hizo que se disparara la alarma del lugar, lo que lo asustó aún más.

Según los vecinos del lugar, el pequeño pasó solo unos 40 minutos hasta que las docentes descubrieron que lo habían olvidado y regresaron.

La denuncia del caso se radicó en la Oficina Fiscal Nº13 de la Cuarta Sección, de Ciudad.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas