Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
jueves 28 de julio de 2016

Sumaron policías a las calles de Mendoza en horarios claves

El Gobierno busca que trabajen en turnos más cortos pero con mayor presencia, más descansados y con equipamiento de avanzada. Fueron incorporados 150 nuevos efectivos y 100 más lo harán antes de fin de año

En una especie de balance semestral de la gestión en materia de seguridad, en el que se mostró la compra de móviles policiales, armas, balas y chalecos, el gobernador Alfredo Cornejo concretó la incorporación de 450 nuevos policías y anunció el ingreso de otros 100 antes de fines de año.
Además, adelantó que habrá una redistribución de los uniformados en toda la provincia, de manera tal de lograr más eficiencia en la prevención del delito, en particular entre las 20 y las 2 de la madrugada, franja en la que se produce la mayor cantidad de hechos.

El mandatario detalló que "Mendoza tiene una buena relación entre la cantidad de uniformados –alrededor de 10 mil– y la población total, de 1.800.000 habitantes, pero están mal distribuidos y mal equipados". En su explicación indicó que "muchas veces en la práctica estamos teniendo alrededor de 1.500 policías por turnos. Y 1.500 en un cierto horario, desde las 20 y hasta las 2 de la mañana, cuando se producen muchos delitos, es muy poca policía".

Esto sucede porque de los 10 mil policías no todos hacen su trabajo patrullando las calles durante una guardia sino que están repartidos entre las tareas de inteligencia, de investigación, atendiendo el 911 o en las fiscalías.

Otro elemento a considerar en esta disposición de los efectivos es la cantidad de horas que trabajan por turno. Por ejemplo, 24 horas de servicio por 48 horas de descanso, pero es común que aprovechen ese franco para hacer los servicios extraordinarios.

Por eso la idea de Cornejo es llevar los turnos a sólo doce horas. Sin embargo antes de tomar esta medida, desde el Gobierno esperan los informes que realice sobre el tema el Observatorio del Ministerio de Seguridad, para analizar cómo funciona esta disposición de los turnos con relación a los servicios extraordinarios, entre otros aspectos.

A su vez, los uniformados serán asignados según el lugar del que proceden, porque uno de los problemas que hay es que muchos de ellos no conocen la comunidad en la que se desempeñan o tienen que viajar mucho para cumplir sus tareas.

Un solo mando
En consonancia con esta redistribución y vigilancia sobre los servicios extraordinarios, que derivó en la separación de varios comisarios por serias irregularidades en su manejo operativo, está en vista del Gobierno extender el modelo de mando de General Alvear.

Allí, el jefe departamental tiene bajo su mando toda la fuerza y los recursos, de forma tal de poder disponer de ellos de acuerdo con las necesidades cotidianas, y no como sucedía antes, que para desplazar un móvil o cualquier otro recurso debía dirigirse a las divisiones especiales para lograrlo.
Asimismo, fueron mencionados los cambios en las leyes que rigen el desempeño de la policía, como también las modificaciones al Código Procesal Penal, para agilizar el trabajo de los fiscales en las investigaciones.

En definitiva, el gobernador presentó todo el paquete de medidas y de compra de equipos ante la fuerza policial, a modo de respaldo "para que salgan a perseguir al delito", pero también para exigirles resultados, en la medida que tengan mejores condiciones de trabajo.

"No va a haber seguridad si la policía y la Justicia no hacen lo que tienen que hacer. No queremos policías que se hagan los distraídos. Queremos que se jueguen por la camiseta", interpeló el gobernador a los flamantes efectivos que recibieron las armas para iniciar desde ese momento su camino laboral.

Financiación del equipamiento
Según datos del Ministerio de Seguridad, los equipos adquiridos hasta el momento, en el marco de la Ley de Emergencia que autorizó al Gobierno a endeudarse por $561 millones, se han gastado alrededor de $70 millones. Pero el gobernador Cornejo indicó que "estamos bastante lejos de los $500 millones que se nos autorizó para endeudamiento. Muchas cosas no se compraron con endeudamiento, sino con rentas generales. Por ejemplo las camionetas las estamos pagando con un mix de rentas generales y endeudamiento. Por lo tanto la tasa de interés no existe como costo. Estamos pagando casi al contado".

En este caso, la diferencia es casi del doble, porque el año pasado este tipo de vehículos fue pagado a unos U$S75 mil y esta vez, las 20 camionetas costaron U$S40 mil cada una.

Fuente:

Más Leídas