Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 15 de junio de 2017

Su padre, desaparecido en 1976; su madre, asesinada en mayo: la emoción de Fagetti por el fallo

Elsa Marta Sosa testificó en el megajuicio por delitos de lesa humanidad. Fue asesinada en mayo. Su hijo la recordó con lágrimas en los ojos, como también a su padre, desaparecido en 1976.

Javier Fagetti sufrió la desaparición de su papá Aldo, que fue secuestrado en febrero de 1976 durante el gobierno de Isabel Perón, y hace un mes el asesinato de su mamá Elsa Marta Sosa, que testimonió durante el megajuicio por delitos de lesa humanidad que concluyó este miércoles con la condena de 23 de los imputados, en San Rafael.

En este contexto, Javier asistió a la lectura de la sentencia, pero lo hizo acompañado de su hermana y no como lo había soñado junto a su mamá, que según él "lloraba por estar en la lectura de la sentencia".

Una historia desgarradora fue la que le tocó vivir a la familia Fagetti, sobre todo a los dos hijos del matrimonio que perdieron a sus padres por el terrorismo de Estado y por un cruel asesinato relacionado con violencia de género.

Emocionado hasta las lágrimas, Fagetti no ocultó su satisfacción tras las condenas dictadas por los jueces federales. Muchos de los condenados fueron vinculados con la desaparición y las torturas que sufrió su papá Aldo, un militante de la JP y empleado de Rentas de Mendoza.

"Fue un camino muy duro el que recorrimos durante estos dos años en el que los fiscales recolectaron muchas pruebas para condenar a estos asesinos", dijo Javier, y agregó que "estamos conformes con las sentencias pero hay que seguir trabajando para identificar a los colaboradores civiles, torturadores y la patota que intervino en cada una de las desapariciones".

"En San Rafael hubo por lo menos 50 colaboradores civiles, entre ellos jueces de la Justicia ordinaria que no aceptaron los hábeas corpus que pedimos en su momento porque mi papá desapareció en democracia gracias a las tareas de inteligencia", comentó a Diario UNO San Rafael.

Respecto al recuerdo hacia su mamá, solo atinó a decir que "fue una gran luchadora, siguió desde el inicio este segundo juicio y dio su testimonio. Es una gran pena que no esté junto a nosotros para escuchar las condenas".

Para finalizar agradeció al tribunal "porque fueron muchos los juzgados, hubo un trabajo en búsqueda de la verdad y se recogieron muchas pruebas para condenarlos".
Fuente: UNO San Rafael

Más Leídas