Mendoza Mendoza
viernes 15 de abril de 2016

Si llueve, más de 600 personas se quedan sin hacer deportes en el polideportivo de Tupungato

El salón principal del polideportivo de Tupungato se llena de charcos por filtraciones en el techo. La Comuna prevé repararlo a la brevedad, frente a los reiterados reclamos. Todo depende de las lluvias

El primer domingo de abril el Cele, como se conoce al equipo de balonmano que representa a los tupungatinos en torneos federales, debió suspender uno de los partidos que jugaban de locales porque habían sufrido varias caídas y la ropa que usaban para tapar los charcos de agua en la cancha ya perjudicaba el desarrollo normal del encuentro deportivo. Esa es apenas de unas de las situaciones que se vienen viviendo en las instalaciones del polideportivo Francisco Rizzo que, cada vez que llueve, debe dejar de ofrecer las actividades que, por día, realizan más de 600 personas, entre niños, jóvenes y adultos del departamento.

Que este salón que data de hace varias décadas se llueva no es novedad pero su deterioro se profundizó durante los últimos 6 años y los reclamos por refacciones vienen de la gestión anterior, incluso manifestados a través de pedidos de la anterior gestión de Deportes. Es que este es el principal centro recreativo y de actividad física –y el único de uso público que está techado– que es usado por los alumnos de los colegios secundarios del centro tupungatino, así como por todos los que practican deportes federados como vóleibol, básquetbol y fútbol de salón, y que participan en distintos torneos.

Según adelantaron desde el municipio, atentos a estos pedidos, las reparaciones se iniciarían la semana próxima si el tiempo acompaña pero demandarían casi un mes de trabajo. "Cuando llueve no se puede realizar ninguna actividad. El problema viene de antes, pero ha ido aumentando y son muchos los sectores afectados. Desde que asumimos vimos este tema y las gestiones ya están hechas para arreglarlo. La dirección de Obras estuvo supervisando qué debían hacer y ya están haciendo lo necesario para empezar", aseguró Rubén Morales, director de Deportes de la Comuna asumiendo que, debido a las inclemencias climáticas típicas de la época, esta es una gran problemática.

Esto llevó a que durante las últimas semanas las quejas por parte de usuarios hayan sido reiteradas, sobre todo porque muchos pierden días enteros de entrenamiento y por los riesgos a los cuales se sometían por el estado en el que quedaba el salón. "Estamos expuestos a una lesión. Ojalá consigamos apoyo y eso se solucione, no sólo por el balónmano sino por todos los que hacemos deportes", comentaba una de las deportistas que, indignada, mostró fotos en las redes sociales de cómo se llovía el salón en el que se realiza actividad desde las 8 hasta la medianoche.

Proyectan arreglarlo
El director general de Obras, Marcelo Elizondo, dio detalles técnicos de lo que realizarán por administración, ya que serán los empleados municipales los encargados de las refacciones.
"Colocaremos una manta geotextil y membrana liquida fibrada, con lo que creemos que solucionaremos definitivamente el problema. Antes debemos construir un sistema de seguridad para que los obreros puedan trabajar a esa altura", expresó sobre esta medida que tomaron considerando que la obra del estadio que serviría para remplazar a este polideportivo está frenada.

Detallaron, también, que a pesar de los años que tiene la infraestructura, las chapas que cubren el techo están en buenas condiciones pero lo que se ha deteriorado son sus uniones.

Sin recursos para continuar la obra
La construcción de un estadio cubierto fue uno de los anuncios más importantes que hizo el ex gobernador Francisco Pérez ya en el final de su mandato y que el anterior intendente, Joaquín Rodríguez, pudo iniciar y supo difundir como una de las grandes obras que empezaría su gestión en plena campaña electoral para medirse por su reelección con Gustavo Soto, el actual jefe comunal.

En ese entonces la empresa contratada para su construcción hizo un sistema de fundaciones (cimientos) y colocó la estructura metálica, que funcionaría como vigas en los más de 3.500 metros cuadrados de superficie que sería cubierta para levantar este establecimiento, que albergaría distintas canchas de deportes con gradas para más de 2.500 personas sentadas. El ambicioso proyecto que comenzó a gestarse en el 2012 y que aspiraba a contar con sanitarios diferenciados, espacios para un buffet y hasta para cabinas de transmisión iba a demandar en su primera etapa unos $14 millones de inversión.

Parte de este dinero fue otorgado por la Provincia, pero antes de dejar su mandato Rodríguez debió aportar más de $5 millones para saldar una deuda contraída con la empresa Corporación del Sur SA desde que el Gobierno no alcanzó a invertir lo prometido.

Ahora, la obra se encuentra completamente paralizada y, debido a la situación financiera que atraviesa Mendoza, no creen que pueda continuarse en el corto plazo.

"Vamos a tener que esperar y ser pacientes porque es una obra grande que se va a postergar. Y ahora tenemos prioridades más básicas, como invertir en el fortalecimiento de los centros deportivos que necesitan de baños y vestuarios", comentó Rubén Morales, el director de Deportes de la comuna, poniendo como ejemplo el playón deportivo de los Lotes Bigolotti. "Lo mínimo es proveerlos de tableros, arcos, luz y el cierre perimetral, y de ahí recién podemos pensar en ampliar los servicios que brindan", afirmó.

Es que las instalaciones del polideportivo han quedado chicas durante la última década para la demanda de actividades y ante el crecimiento de la población, ya que ahí se nuclea tanto a los deportistas federados como a los alumnos de las escuelas del centro, pero también de los distritos más cercanos a la villa cabecera.

Además de este gran centro deportivo hay playones distribuidos en las zonas más alejadas de la villa cabecera pero no están cubiertos y sólo cuentan con lo básico.
Fuente:

Más Leídas