Mendoza - San Rafael San Rafael
domingo 11 de septiembre de 2016

Sanz en su búnker al sur del Sur

Cuadro Benegas es el lugar elegido por Ernesto Sanz para vivir una vida apacible y seguir de cerca todas y cada una de las acciones –no todas apacibles- del gobierno nacional.

Cuadro Benegas tiene su propio blues, varias de las mejores fotos que pueden sacársele a las montañas sanrafaelinas pertenecen a este distrito ubicado al suroeste de la ciudad de San Rafael. Y es el lugar elegido por Ernesto Sanz para vivir una vida apacible y seguir de cerca todas y cada una de las acciones –no todas apacibles- del gobierno nacional.

La pregunta central en época de definiciones electorales –nadie ignora ya que las elecciones de medio término de 2017 están a la vuelta de la esquina- es quién llegará más al presidente Mauricio Macri al momento de agarrar papel y lápiz y definir quienes serán los mendocinos elegidos que saldrán a bancar los trapos en la campaña que viene: ¿el gobernador Alfredo Cornejo o el "ministro sin cartera" Sanz?

Cambiemos debe refrendar la hegemonía casi de manera obligatoria, ganar a nivel nacional es su única opción, lo contrario podría significar una catástrofe para el gobierno de Macri. Quienes digitan el armado nacional del PRO preferirán esta vuelta perfilar al macrismo hacia dirigentes políticos hechos o en proceso, "ya no más famosos en las listas", recomendó el ecuatoriano Jaime Durán Barba. Ese perfil, razona también Marcos Peña –principal apoyo del Presidente- es el que debe perseguir un partido que gobierna, "una cosa es armar listas siendo oposición y otra siendo oficialismo", asegura el Jefe de Gabinete. Buscarán técnicos y tratarán de dar imagen de seriedad.

Volvamos a la pulseada de los dos principales dirigentes radicales mendocinos no sin antes aclarar que es obvio que Julio Cobos, el tercero, es una figura importante en el radicalismo provincial y su apoyo es anhelado por todos quienes pretenden ser candidatos, quizá hasta sea el que mejor mide en las encuestas, pero su llegada a Macri es nula y su relación con Sanz sigue siendo la misma: no se bancan.

Mendoza quizá no sea el principal escollo del gobierno nacional a sortear en la próxima contienda y es muy posible que en Cambiemos Mendoza se fume la pipa de la Paz, pero habrá una lucha feroz entre cornejistas, cobosmonteristas y sancistas por ocupar los lugares expectables. El cuadro se agrava cuando agregamos que macristas puros y demócratas también querrán lo suyo en el reparto de la torta, nadie actúa sólo por altruismo en política, todos quieren sus lugares de poder.

Las candidaturas al Congreso, solamente elegimos diputados nacionales los mendocinos en 2017, se llevarán todas las miradas. Mendoza renueva cinco bancas y todos los sectores querrán el primer lugar, o como mucho el segundo. Quien vaya tercero entrará en caso de triunfo y el cuarto deberá prender una vela.

Sanz ha sufrido bajas en su tropa sureña, por caso, el representante sanrafaelino que eligió para entronizar en el Senado provincial pertenecía a su riñón pero se fue con el cornejismo encabezado en San Rafael con fervor por el último radical en ser derrotado por el intendente peronista Emir Félix: Lucas Quesada, otro exsancista que también prefirió irse y armar su rancho cerca de Cornejo. Ambos son descorteces con Sanz que los fabricó, pero la política se mide con el peso de la billetera y es fácil y frecuente que los novatos caigan en esa trampa. Para los radicales, una traición interna puede ser peor que cruzarse al peronismo. Sanz siempre fue desconfiado y por lo que se ve tiene sus razones...

En su búnker de Cuadro Benegas el exsenador nacional y pieza clave en el armado que puso a Macri como presidente, afila el lápiz apoyando con gestos y acciones la gestión de Cornejo pero teniendo más claro que nadie que hay que ser un gran costurero político para que la sangre no llegue al río en 2017 en Cambiemos, él es un especialista en eso de juntar pedazos dispersos pero sabe también que hay una sola fija: no todos quedarán contentos, y he ahí el peligro de explosión.

Fuente:

Más Leídas