Mendoza - Santa Rosa Santa Rosa
lunes 12 de junio de 2017

Santa Rosa es un tubo de ensayo electoral con 14.000 votantes

Afirmada la gestión de la radical Norma Trigo, la inminencia de los comicios reaviva tensiones en Cambia Mendoza.

Santa Rosa fue un globo de ensayo ideal para el oficialismo de Mendoza. En la elección de intendente para remplazar al renunciante e imputado Sergio Salgado, ganaron holgadamente con Norma Trigo, mostrando una gestión interina de orden y equilibrio.

Pero cuando aún se estaba disfrutando la victoria, comenzaron a detectarse disputas internas en Cambia Mendoza. Ahora, con la cercanía de las legislativas, donde se renovará la mitad del Concejo Deliberante, las disputas van elevando la temperatura.

Ya no está claro que en Santa Rosa los demócratas vayan junto con los radicales. Más aún, si fuera por el ex intendente y concejal Antonio Ponce, cada cual iría por su lado. El veterano caudillo ya ha dejado marcada profundas distancias con Trigo y su gente.

Dentro mismo de la UCR la cosa tampoco está bien. La edila y precandidata a intendente Débora Quiroga, aunque manifestó apoyo a la gestión de Trigo, también tiene diferencias profundas con la intendente y cada quien tiene sus candidatos para el Concejo.

A esto también hay que sumarle la distancia que tiene el legislador Walter Soto y sus seguidores con los dirigentes radicales que hoy tienen algún cargo en el departamento.

Walter Fredes, que durante el interinato de Trigo había sido su secretario de Gobierno, quedó fuera del grupo que toma las decisiones, por diferencias manifiestas.

Más allá de que a los santarrosinos la polémica y las diferencias les brotan naturalmente, la piedra de la discordia ha sido sin dudas Marcos Nuarte, ex precandidato PRO en Tunuyán a la intendencia, que llegó a Santa Rosa con su título de contador para hacerse cargo del área de Hacienda y que, ya con Trigo como intendente, desplazó a Fredes del Gobierno.

Nuarte tuvo varias polémicas que la oposición peronista, debilitada por el caso Salgado, no cuestionó con mucho énfasis. El tunuyanino ganó espacios y algunos proveedores con los que la Comuna tiene deuda de la gestión anterior denunciaron que el funcionario hizo un manejo discrecional de la cancelación de los pagos.

Además, en pleno interinato, y mientras Santa Rosa ardía por los escándalos financieros y judiciales, Nuarte se fue de vacaciones al exterior y publicó fotos en playas caribeñas, pese a que para tomarse esos días había dicho que estaba enfermo.

El poder de Nuarte se notó en las PASO y en la general para elegir intendente. Hubo en el departamento varios militantes tunuyaninos llevando y trayendo votantes y encargados de las cuestiones operativas de Cambia Mendoza durante las dos elecciones.

Ahora, con las legislativas muy cerca, la tensión interna ha aumentado. Trigo y Nuarte quieren candidatos jóvenes, sin desgaste y que den la imagen de oxigenación. Las otras líneas internas, entre ellas Fredes y Quiroga, quieren que haya espacio para su gente ya que han trabajado para que el radicalismo gobierne por primera vez el departamento.

Por ahora, desde la dirigencia provincial del radicalismo y hasta del gobierno de Cornejo sólo están atentos a que la gestión Trigo siga mostrando orden y que se vayan concretando algunas obras que están postergadas desde hace mucho y que son muy necesarias para el vecino.

Del lado de la oposición santarrosina el PJ parece estar más unido. Aun con los remezones del año pasado, siguen trabajando para lograr consensos y mantener las bancas y, si es posible, pelear alguna más.

Aunque es un departamento chico, con un padrón que apenas roza los 14.000 electores, Santa Rosa siempre es observada.

Es un tubo de ensayo.
Fuente:

Más Leídas