Mendoza Mendoza
miércoles 14 de septiembre de 2016

San Martín licitará la recuperación de dos vagones para instalar un restorán

Llegaron hace un año con el proyecto de transformarlos en un innovador y atractivo restorán. En un principio el financiamiento llegaría de la Nación, pero ahora se hará una licitación

San Martín. La ciudad de San Martín es dinámica, se modifica constantemente. Quienes no la ven por unos meses lo pueden notar claramente. Cuando regresan, encuentran un paisaje distinto. Entre obras y tendencias privadas y alguna obra pública, todo se trasforma en poco tiempo. Al menos así ocurre en los últimos 10 años. Eso hace también que aquellos proyectos que quedan paralizados sean más evidentes. Esto se nota especialmente en el centro.

Ejemplos: en los últimos meses se produjeron muchos cierres de locales comerciales y comenzaron a verse allí carteles ofreciendo alquiler. Ahora, al menos en los locales más grandes, los propietarios han optado por dividirlos en dos y hacer ofertas más económicas.

En obra pública, la Comuna ha reactivado –este nuevo comienzo fue a ritmo más lento– la obra de remodelación del parque Sarmiento desde la terminal de ómnibus hasta la calle Lavalle. Ese amplio espacio verde es complemento de las avenidas troncales de la ciudad (Boulogne Sur Mer-Alem).
Pero así como cambia la ciudad, hay transformaciones que quedan a medio camino y esperando. Quizá lo más evidente, por grande y porque está en pleno centro, son los dos viejos vagones ferroviarios que llegaron en setiembre del año pasado, con el proyecto de transformarlos en un atractivo restorán. Había una promesa de presupuesto nacional que no se concretó y ahora hay que licitar para tentar a un inversionista privado.

"La remodelación esperamos poder terminarla a fines de año y la licitación para el proyecto del restorán seguramente será en octubre", explicó Edgardo Gargiulo, secretario de Obras Públicas y Ambiente de la Municipalidad.

El funcionario informó que la obra se reactivó el 1 de setiembre, después de estar totalmente detenida desde el 10 de diciembre.

"Se retomaron los trabajos después de que realizáramos varios viajes a Buenos Aires y la Nación se comprometió a volver a pagar los certificados, hasta su finalización", indicó. Esto significa que todo el parque lucirá como el sector ya concluido, entre Balcarce y Salta. Estacionamiento a 45 grados, luminarias peatonales, cruces y hermoseamiento en el canal y renovación de todos los juegos infantiles son algunas de las tareas que están contempladas.

Una segunda vida
El 30 de agosto del año pasado se realizó un inusual operativo que comenzó en la playa de maniobras de la ciudad de Mendoza y que concluyó en pleno centro de San Martín.

Los dos coche motor Fiat 7.131, trenes que en algún momento sirvieron especialmente para que los pasajeros mendocinos se movilizaran en el interior de la provincia, fueron trasladados con grandes grúas y camiones en un operativo que duró una jornada completa.

Gargiulo recordó que el proyecto "tenía originalmente comprometido el financiamiento del Ministerio de Turismo de la Nación, sin embargo nunca se concretó". Los vagones quedaron ubicados en el parque Sarmiento entre Balcarce y Viamonte, a la espera de que algún día se los transformara en un restorán temático que agregara otro atractivo a la ciudad.

"El actual Gobierno nacional desestimó financiar esta obra y por ese motivo la Comuna decidió comenzar a trabajar en un proyecto de licitación, para que un inversionista privado complete la obra y, en contraprestación, explote el lugar por un período prefijado", informó el funcionario.

Ese llamado a licitación estaría listo para octubre y contempla la adaptación completa de los coches motor y la vinculación de ambos con una obra nueva que simule una estación de trenes y en donde estén ubicados la cocina y los sanitarios del lugar. Además el adjudicatario deberá realizar las obras anexas de acceso y mejoramiento del área.

Se trata de dos coches motor Fiat 7.131 que tienen una larga historia.

En la década del '50 los coches motores que circulaban por las vías ferroviarias argentinas habían cumplido su vida útil. Por eso las autoridades de transporte acordaron en 1958 con la FIAT Ferroviaria la construcción de 210 duplas de coches ferroviarios autopropulsados.

Estos coches motores constaban de dos cuerpos impulsados por un motor diésel FIAT de 660 HP, lo que les confería una velocidad máxima que rondaba los 115 kilómetros por hora. Su bajo peso por eje los hacía aptos para circular en cualquier ramal ferroviario y el hecho de poseer comandos en ambos extremos reducía el tiempo de maniobra en las estaciones terminales, especialmente en los servicios locales.

Su construcción se llevó a cabo en las plantas de FIAT de Turín (Italia), Decauville (Francia) y en Córdoba (Argentina).

Los primeros coches fueron construidos en Italia (45 motrices) y en la fábrica francesa Decauvill (45 acoplados), pero la gran mayoría fueron de factura argentina, hechos en la fábrica que a tal efecto construyó FIAT en la localidad de Ferrey-ra y que se llamó Materfer, la que aún funciona aunque ya no le pertenece a la firma italiana.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas