Mendoza - San Martín San Martín
viernes 08 de septiembre de 2017

San Martín crece, pero no los accesos y salidas de la ciudad

Las bajadas desde la ruta están dañadas y mal señalizadas. Hay nuevos barrios y emprendimientos a la vera de la Ruta 7.

Del paisaje que se ve en los 179 kilómetros de la ruta 7 que hay entre la ciudad de Mendoza y el Arco de Desaguadero, el que más se modifica constantemente es el de los 4 kilómetros que se observan mientras se cruza la ciudad de San Martín, desde la autopista e incluso detrás de ella.

Barrios privados, barrios construidos con planes estatales, nuevas empresas, un enorme hipermercado, un campus universitario... Pero las obras de infraestructura, especialmente las calles de acceso y egreso de la ruta, son las mismas y la mayoría están muy dañadas y mal señalizadas.

Hay un problema. San Martín crece y la inversión privada es su vitamina, pero la obra pública no sigue ese ritmo y esa carencia hace que ese crecimiento se vea desordenado y, por momentos, hasta peligroso.

san-martin-2.jpg
Este cráter no es marte, es una calle en San Martín. 
Este cráter no es marte, es una calle en San Martín.

Antes
Lo mejor para analizar la problemática es recorrer la ruta 7 de oeste a este. Se puede delimitar la ciudad cabecera con la calle Míguez como límite oeste y Montecaseros como extremo opuesto.

Con la construcción de la doble vía, San Martín tuvo 5 puentes que la atravesaban y unían la ciudad con el norte, pero sólo en tres se realizaron bajadas y accesos: Míguez, avenida Eva Perón (ex Costa Canal Montecaseros), y Montecaseros. Los de Lavalle y Tropero Sosa habían quedado sólo para vincular los dos laterales del departamento.

Ahora
Con el tiempo, debido a que los autos igualmente utilizaban Lavalle y Tropero Sosa como salidas, en forma irregular, se improvisó asfaltarlos y sus salidas e ingresos quedaron poco seguros y mal señalizados, además de que la capa asfáltica se deterioró rápidamente y actualmente es una sucesión de baches.

san-martin-10.jpg

También se generaron otras salidas de la ruta entre los puentes, también irregulares y peligrosas, especialmente sobre la mano que va al Oeste.

La calle Míguez es un tema aparte. De ruta 7 a ruta 50 está sin asfaltar, a pesar de que sería una de las mejores vías de conexión, incluso hacia Palmira y Junín. Y Míguez hacia el norte es peor aún. Se transformó en un basurero comunal y la calle, en realidad un carril, quedó reducida a una huella. Tan grave fue el problema que la Comuna, para evitar que se siga acumulando basura, decidió ponerle una tranquera y sólo pasan por allí los que deben acceder a las fincas cercanas.

Para colmo, la ciudad crece hacia Míguez. Allí hay loteos avanzados, la Municipalidad está construyendo las instalaciones definitivas del campus universitario e incluso hay un proyecto para que allí se construya una nueva terminal de ómnibus, aprovechando la cercanía con el Centro de Congresos y Exposiciones.

-"Un desastre". Este medio recorrió cada salida y les consultó a los automovilistas sobre su parecer. Bajando la ventanilla y antes de seguir su camino, la respuesta, breve, fue casi la misma: "Un desastre", refiriéndose al mal estado del asfalto, especialmente en Tropero Sosa.
-Apunten. Sin conocer jurisdicciones, los que decidieron apuntar sus críticas hacia alguien lo hicieron contra la Municipalidad.
Fuente:

Más Leídas