Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
sábado 30 de abril de 2016

Salud pagó por un sistema que aún no funciona

La Provincia consiguió un préstamo del BID para equipar los centros municipales con un software que permite dar turnos por teléfono y por otro que sirve para integrar las bases de datos de los hospitales. Está a medias y ya se pagaron $2 millones.

Son las 6.30 . Todavía está de noche. El termómetro marca 6 grados. Dentro del centro de salud municipal Nº333 de Las Heras están, acurrucadas, Romina y una amiga. Esperan para pedir un turno para el pediatra.
"Cuando llegamos ya había gente. Los turnos los dan a las 9 personalmente, hay un 0800 pero no funciona. Son como tres horas de espera y vine con ella –señala a su amiga–porque tengo dos chicos y sólo dan un turno por persona", cuenta mientras vuelve a mirar el celular para matar el tiempo y se pone junto a su amiga.
En esta sala, como en otros 71 centros de salud municipales de la provincia, debería funcionar un sistema informático que, entre muchas otras funciones, permita a los pacientes sacar los turnos por teléfono y evitarse así la espera de horas.
El sistema existe. Pero no funciona. Se trata del sistema de información integral para el fortalecimiento de la gestión de salud pública provincial y municipal, financiado con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo en junio del 2014. Su implementación suponía el desarrollo del software, la instalación de computadoras y la red de conectividad vía internet.

El origen

El proyecto original sólo contemplaba la informatización de los 71 centros de salud municipales, pero el gobierno de Francisco Pérez pensó que tal línea crediticia podía extenderse a la informatización de los 23 hospitales y 350 centros provinciales. No sólo para terminar con las colas de madrugada sino para obtener una base de datos confiable sobre lo que producía todo el sistema de salud pública en conjunto.
En el pliego específicamente se describían cinco pasos exigibles para los oferentes: un padrón maestro de usuarios para identificar a las personas que usan la red provincial; un sistema de gestión hospitalaria que integre toda la información desde la admisión, con diagnóstico, tratamiento hasta el seguimiento posterior al alta; un tablero de comando que permitiera al gobernador saber qué pasaba en tiempo real dentro de los hospitales; un proceso de capacitación para el nuevo desarrollo y la integración de todos los sistemas informáticos ya existentes en la provincia, y la configuración de una central telefónica.
Una vez logrado el visto bueno del BID, las empresas que ganaron la licitación tenían 18 meses para cumplir con lo solicitado. Tekhne SA sería la encargada del software por un monto total de $9 millones; Infocuyo proveería las computadores por una suma de $5,7 millones y entre la empresa Torre Fe y DMC colocarían torres de WiFi, routers, antenas, etcétera, por otros $2 millones.
Mientras estas dos últimas empresas hacían ese proceso técnico, no sin dificultades por la ausencia total de infraestructura adecuada en los centros de salud, Tekhne debía empezar a construir el software basado en un sistema que ya tenía en uso el hospital Notti, considerado excelente por el Ministerio de Salud para extenderlo. Sólo que había que completarlo.
Los primeros problemas
Sin embargo, al inicio de la tarea Tekhne adviertió de que no habría forma de cumplir con los plazos propuestos, por la complejidad de lo requerido.
El 27 de octubre de 2014 a las 11.30 en las oficinas de la Unidad de Financiamiento Internacional (UFI), que depende del Ministerio de Hacienda, fue celebrado un nuevo acuerdo entre las partes, en el que se cambiaron no sólo los tiempos sino el objeto de la licitación.
Esto se explica porque la empresa propuso, con la autorización del Ministerio de Salud (por entonces conducido por Matías Roby), entregar un software implementado en otras provincias en el término de un año.
El problema es que al introducirse un "programa enlatado", le dio derecho a la empresa a seguir cobrando por cada una de las futuras modificaciones o colocaciones que pudiera hacer el Gobierno provincial.
De todos modos, la UFI y los coordinadores contratados especialmente para este proyecto consideraron que era una propuesta superadora y por eso era legalmente aceptable, aspecto que fue muy cuestionado en su momento dentro del mismo Ministerio de Salud; pero la decisión política de Roby fue seguir adelante.
Tampoco alcanzó con el empuje que quiso dársele a la empresa para que el crédito no se perdiera, ya que los tiempos corrían y de no llegar a la meta la Provincia debía pagar finalmente el contrato.
Como resultado, sólo 35 centros de salud municipales, repartidos en San Rafael, Las Heras y Maipú, recibieron el sistema. El resto, nunca lo obtuvo y en los que sí lo hicieron tampoco es utilizado, como muestran los testimonios recogidos por UNO esta semana.
Aun así, la empresa recibió pagos por más de $2 millones por colocar su programa y sigue afirmando que cumplió con el pliego y que fue la Provincia la que nunca terminó de abonar su trabajo (ver aparte).

El caso Notti

Si el avance en los centros de salud fue pobre, el caso de la integración del sistema del Notti con un nuevo software que pudiera colocarse en el resto del sistema de salud fue un fracaso rotundo.
En este tema, todos los relatos, desde los de funcionarios antiguos hasta los de la nueva gestión, concuerdan en que el personal informático del hospital se negó a colaborar con el proyecto porque nunca entregó los códigos fuentes, necesarios para completar el sistema que tenía que hacer Tekhne.
Sin embargo, la realidad indica que la cartera de Salud tenía la propiedad intelectual del sistema del Notti, según registro 7.982/9.
Esto significa que pudo tomar esos códigos del repositorio del servidor usando la dirección de IP que están bajo la guarda de la Dirección de Informática, para poder entregárselos a la empresa y completar el software.
Según el hospital, este pedido nunca fue formalizado ni por la empresa ni por el mismo ministerio.
En resumen, la Provincia estuvo a punto de perder un crédito internacional porque nadie se hizo cargo del problema que generaron desde el inicio mismo de la idea.

Proceso frustrado


Junio 2014
Llamado a licitación pública "Sistema de información integral para el fortalecimiento de la gestión de salud pública provincial y municipal". 18 meses es el plazo de ejecución.

Octubre 2014
Primera acta acuerdo que autoriza la modificación de lo licitado. Aparece "la necesidad de buscar alternativas que permitan acortar los tiempos de implementación del proyecto de 18 a 12 meses".

Noviembre de 2014
Firma del contrato entre la Provincia y Tekhne.

Diciembre 2015
Informe final sobre el estado del proyecto, al cierre de la gestión de Francisco Pérez.
"Al día de la fecha la recepción ha sido de carácter administrativo y no se ha realizado a la Dirección de informática la Transferencia Tecnológica, a saber, desarrollo, implementación y prueba, todos ellos puntos establecidos en el pliego de licitación y contrato".
"Es de destacar que la prueba del material entregado y demás cumplimientos señalados en el párrafo anterior, demorarán no menos de tres meses".

Marzo 2016
Nueva negociación entre el Gobierno (gestión Alfredo Cornejo) y Tekhne. Se le pidió a la empresa que volviera a la licitación original y que entregara los módulos solicitados, más las historias clínicas. El desarrollo del software integral para los hospitales debe hacerse sobre la base del sistema Genexus, que es el que usa el SAMEP (Sistema de Atención Médica Programada). En los centros de salud municipales quedará el sistema enlatado que proveyó la empresa. Tekhne tiene que enseñar cómo usar todo y la implementación corre por cuenta de la Provincia.
El préstamo del BID se vence en diciembre –lo extendieron un año– y todo debe ser entregado a más
tardar en julio de este año.

"Entregamos el 74% de lo que pedía el pliego"

De acuerdo lo que narra su propia página web, Tekhne es "una empresa argentina que se dedica al desarrollo y comercialización de aplicaciones en las áreas de salud, gobierno, banca e industria". Tiene a obras sociales e incluso a organismos nacionales como clientes.
Esta trayectoria es su aval. Así fue como ganó la licitación para desarrollar un sistema para los centros de salud municipales y uno que completara el ya existente en el hospital Notti para que fuese aplicado, luego, a todos los demás efectores de la provincia.
Por esto se le pagarán $7.000.000 más IVA, gracias a un préstamo de un plan de fortalecimiento de municipios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Sin embargo, aunque todo debía estar listo en diciembre de 2015, sólo se realizó una parte de lo acordado y en el medio hubo renegociaciones.
Oscar López, representante de Tekhne en Mendoza, dio la visión de la firma sobre qué fue lo que pasó.
"El pliego pedía completar el software del Notti y la Provincia tenía que implementarlo. Para los centros de salud municipales había que desarrollar la historia clínica y los turnos. Nosotros explicamos en un acta acuerdo que los tiempos no daban para hacer todo eso y que les podíamos dar uno hecho, mientras desarrollamos el del Notti que tenía que derramar en todos los hospitales", explica López. Los plazos que tenían en principio eran 18 meses para el desarrollo, pero según López, tras la firma del contrato sólo quedaban 12 meses por delante.
El representante de Tekhne dice que a diciembre de 2015 habían logrado cumplir y entregar a la provincia el 74% de lo pedido y renegociado, pero que sólo habían cobrado el 20%.
Asegura que el sistema enlatado que trajeron se implementó en los centros de salud municipales de Las Heras, San Rafael y Maipú, departamentos en los que estaban las condiciones técnicas. Es decir los servidores, las computadoras y la conectividad. "Capacitamos a la gente, cargamos las historias clínicas, fuimos a dar turnos, pero si no hay alguien atrás, no lo usan", detalló López.



Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas