Mendoza Mendoza
miércoles 27 de julio de 2016

Salud desplaza a un director por no cumplir con las metas

El ministro Rubén Giacchi le pidió la renuncia al director de Planificación de la cartera. Se trata de Roberto Martín, a quien le reclamaba más control en los hospitales públicos

El ministro de Salud Rubén Giacchi le pidió ayer la renuncia al director de Planificación de esa cartera, el contador Roberto Martín, por no estar conforme con los objetivos que tenía previsto para el cargo.
Así se informó oficialmente desde el propio ministerio, mientras proliferaba tenuemente algún rumor de que el funcionario dejaba el cargo por una interna entre responsables de segundas líneas.
Desde Salud se dejó en claro que "el ministro le pidió la renuncia al contador Martín porque no había cumplido con las metas previstas".

El funcionario, que dejará su cargo el viernes próximo y volverá a su puesto de planta, que es el de contador del Servicio de Emergencias Coordinado, tiene una larga trayectoria en la administración pública local y ya había ocupado otros puestos importantes en los ministerios del área de gestiones anteriores.

La movida realizada por Rubén Giacchi pretendió no sólo solucionar una situación que tenía disconforme al ministro sino bajar una clara señal a los mandos intermedios de la necesidad de llevar a cabo los objetivos que se plantean.

Desde Salud, explicaron a Diario UNO en términos institucionales, que "el ministro le había pedido al director de Planificación una gestión puertas afuera. Quería que su tarea fuera en persona en los hospitales y centros de salud, controlando a los médicos, en su desempeño, en la atención al público, en el control de los horarios de la prestación que deben realizar".

La insatisfacción del titular de la cartera pasaba porque al parecer, el funcionario estaba más tiempo en el despacho que en los efectores públicos de salud, y no era esa la expectativa del ministro.
En ningún momento desde el Ministerio de Salud manifestaron que el contador Roberto Martín no trabajara, sino que explicaron que su metodología de trabajo no era la que se esperaba ni la que se le había pedido el ministro.

En cuanto al rol del contador y el control sobre hospitales y centros de salud que según el Gobierno tenía como misión, no pareció notarse del lado del sector gremial de los profesionales de la Salud.
En el sindicato de AMPROS declinaron hacer cualquier declaración sobre el funcionario, que será desplazado de su cargo a partir del viernes próximo porque no estaba entre los que habitualmente mantienen contacto con el gremio para resolver cuestiones de la actividad diaria.

Algún delegado gremial apenas se animó a mencionar que no le conocían función específica, aclarando que simplemente la desconocían y que probablemente tenía otras responsabilidades que no estaban cerca del trato con los gremios.

La consulta con AMPROS no era circunstancial, porque si el Ministerio de Salud dice que Martín tenía que controlar a los médicos en sus lugares de trabajo, se deduce que en algún momento tendría que haber tenido un roce, diálogo o conversación con referentes gremiales que aseguran que con él no trataron.

El dilema de los hospitales
La impronta del ministro Rubén Giacchi con un seguimiento de cerca de los hospitales públicos ya se ha reflejado en otras medidas que tomó, como la de dar de baja la descentralización de los nosocomios y volver a concentrar el manejo de los presupuestos.

En su momento el ministro explicó que los directores de los hospitales tenían que estar ocupados en la atención, control y prestación del servicio de salud y no en la política, logística y estrategia presupuestaria que era responsabilidad de su cartera.

También tomó medidas fuertes y poco habituales como transformar temporalmente al Carrillo de Las Heras en un hospital pediátrico para descomprimir al Notti, sobrepasado por las enfermedades respiratorias de este año.

La decisión fue con firmeza y prácticamente le quitó el carácter de materno infantil para el cual el Carrillo había sido creado.

Sin embargo, tanto en el Carrillo como en otros hospitales las demoras en la atención, en algunos casos por varias horas, ha opacado el panorama.

Desde ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) han denunciado que el colapso de la atención es por la fuerte reducción de personal de la salud en los primeros seis meses, de lo que culpan al ministro Giacchi.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas